AMAR LO QUE HACES

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369

Hacer lo que amas vs Amar lo que haces

Por escrito es siempre mucho más sencillo explicar algo complejo. Y en este caso es muy sencillo. Mientras que amando lo que haces actúas de forma pasiva, ya tienes algo y lo amas. Haciendo lo que amas actúas de una forma activa, buscas lo que te gusta y lo haces.

Solamente ese cambio hace que tu vida pase de ser algo donde te conformas a algo donde transformas. Y eso hace de tu vida algo mucho más increíble.

Pero, dejando de lado la teoría, hay una forma de actuar para hacer lo que amas.

Eligiendo tu vida

Todas las vidas tienen un núcleo en común. Ese núcleo, es la pasión. A todos hay algo que nos enamora hacer. Puede que sea muy fácil de saber o muy complejo pero todos estamos diseños para amar algo, ansiarlo, quererlo, disfrutarlo… Y es tu misión encontrarlo.

Más de una, de dos, de cinco y de veinte he recomendado un ebook gratuito donde hablo de cómo conseguir tu pasión. Puede que ya lo hayas leído y me llames pesado, pero si no, te lo quiero compartir:

http://noseasimbecil.com/como-cambiar-mi-vida-la-historia-que-tienes-que-leer/

Si ya has leído el libro pueden pasar dos cosas. Ya sabes lo que te apasiona o todavía no tienes ni idea. Ambas son correctas y son buena señal. El punto positivo aquí es que ya te has movido.

Moverse pasa por no solo leer el libro sino por empezar a probar cosas e imaginar.

¿Cómo te gustaría 100% que fuera tu vida? Imagínatelo de verdad. ¿Qué casa? ¿Qué trabajo? ¿Qué viajes? ¿Qué estilo de vida? Coge un bolígrafo y apúntalo todo.

Yo incluso pasé una tarde imprimiendo imágenes de cosas que deseaba para ponerlas en el corcho. Y no es una técnica de que si lo visualizas lo consigues, sino que si te ilusionas será mucho más fácil que lo consigas.

Es la ilusión, y este es uno de esos secretos que no se cuentan, el mayor motor para conseguir lo que te propones. Por eso los niños no ven nada como imposible. Porque se ilusionan.

Y si tú quieres ser feliz de verdad tienes que atreverte a ilusionarte, a creerte capaz, pero sobretodo a luchar y tomarte muy en serio todo lo que te propones. Ilusionarte no es sinónimo de ser idiota, es sinónimo de creer en ti.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.