Céntrate en ti y olvídate del resto (por ahora)

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Experiencia Personal

yogur

Si me ves comer un yogur en medio de una discusión es porque ni siquiera estoy prestando atención al tema.

Tiempo de lectura de este post: 3-6 minutos.


Desde siempre me ha gustado dedicar parte de mi tiempo a leer comentarios de otros blogs, navegar por Twitter, mirar Facebook, escuchar debates y, en definitiva, ver cómo la gente habla de otra gente en vez de hablar de ellos. Lo hago por curiosidad y por saber como piensa la gente y lo que veo en la mayoría de las veces es que siempre se olvidan de uno mismo.

Centrarse en el resto y olvidarse de uno mismo significa pensar que los problemas los tienen el resto y no nosotros. O que el resto hace las cosas mal y no nosotros. Esto se traduce en quejas, en críticas malas, cotilleos, hablar mal de los demás y de intentar buscar pretextos para rebajar al resto y quedar por encima.

El problema de hacer esto es que te estás perjudicando. Sí, vas a quedar por encima pero no por estar en lo alto sino por enterrar al resto. En vez de dedicarte a hacerte cada vez más grande estás haciendo al resto más pequeño. Y en el país de los ciegos el tuerto es el rey. Quiero que sepas cual es mi forma de ver esto para no estar tuerto, no dejar ciegos al resto e intentar que todos estemos en lo más arriba.

Céntrate en ti y ya te centrarás en el resto

Centrarte en ti no es algo egoísta ni dar la espalda a quien necesita de tu ayuda. Lo que significa centrarte en ti es poner el foco crítico en ti y no en el resto. El mundo va como va y la gente es como es y tú no puedes perder tu energía desahogándote de todo lo que no te gusta o sacando tu mal rollo fuera para manchar al resto. Ya hablé del entorno en ser feliz con más chocolate y menos mierda pero hoy quiero hablar de ti y de mi, de nosotros.

1- Deja de criticar por criticar. Puedes hacer lo que quieras pero usar tu tiempo en creerte mejor que el resto solo hace que retrocedas en vez de avanzar. Que tal o cual persona vista de una u otra forma o que España prefiera ver Gran Hermano a tu programa favorito que han cancelado es criticar por criticar. Al final acabas entrando en un bucle malrollero donde todo te parece mal y donde vives amargado.

2- Deja de intentar cambiar al resto. Cada uno es como es. Puede gustarte más o menos pero tú no puedes pretender cambiarles. A mi no me gustaría que viniera nadie a decirme, por ejemplo, como vestir, así que yo tampoco lo hago. Puede que no te gusten actitudes, formas de hacer o cosas que hagan otras personas pero intentar cambiarles si ellos no quieren es una perdida de tiempo y esfuerzo. Este blog, por ejemplo, da consejos para la gente que quiere cambiar. En vez de obligar a quien no quiere ayudo a quien no sabe. Esa es la diferencia.

3- No hagas de justiciero del mundo. Este punto es conflictivo pero si no te lo dijera no te estaría siendo sincero. Ser justiciero del mundo, no funciona. Querer solucionar todos los problemas del mundo es algo muy bonito pero muy utópico. Es como querer hacer una cuerda lo suficientemente grande como para rodear al mundo. Sí, en teoría es posible, pero en la practica no lo es. Hay problemas que no puedes solucionarlos y hay gente que no quiere que se los soluciones. En un mundo ideal podríamos solucionar todo pero en un mundo real solo podemos solucionar ciertas cosas.

Cuando consigas lo que quieres y seas feliz será mucho más fácil ayudar al resto. Ellos verán que lo que tu haces te ha servido así que querrán seguirte. Si Amancio Ortega da consejos sobre cómo crear tiendas de ropa seguro que mucha gente le hace más caso que a mi. Por tanto, céntrate en ti y ya te centrarás en el resto.

.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

Cuanto menos mal rollo tengas mejor. El mal rollo es como las bacterias en el agua. Cuanto menos bacterias haya mejor será el agua que bebas y por tu bien querrás un agua lo más sana posible.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.