Cómo no olvidar nada y tener la mejor memoria del mundo

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

armario

No te preocupes, entenderás la foto en cuanto leas el artículo.

Tiempo de lectura de este post: 4-7 minutos.


Siempre he sido malísimo con la memoria a corto plazo. Esto viene de una mezcla de no interesarme lo específico (fechas, nombres, lugares…) y de querer dejar espacio en mi mente para los conceptos (aprender a detectar mentiras en vez de saber quien lo descubrió o saber como llegar siempre puntual a donde sea en vez de recordar el nombre del sistema). Sin embargo, con esa mala memoria que tengo nunca se me olvida nada que no quiera que se me olvide. Curioso ¿no?.

En algún momento de mi vida que no me acuerdo llegó a mis manos un libró en inglés del sistema de organización GTD . El sistema GTD es un sistema que se usa en medio mundo y en muchas empresas para organizarse de forma eficaz. En ese momento lo único que me quedó claro entre tanta jerga y tanto inglés raro fue el concepto inbox o bandeja de entrada. Desde entonces no me ha interesado el sistema GTD para organizar mi vida pero el concepto inbox me ha servido para no olvidarme nunca de nada. Veamos a lo que me refiero.

El sistema inbox

Imagina que tienes un gran montón de ropa. Hay ropa que te gusta y ropa que no. La ropa que quieres la tendrás que guardar en algún lugar y hay dos lugares posibles: una mochila o un armario. La mochila es limitada, pesa y la tienes que llevar a todos los lados. El armario es grande, ampliable, cuando se llene siempre podrás comprar otro y la ropa estará perfectamente doblada. ¿Sabes qué hacer?. Usar el armario.

En la vida real tienes dos formas de guardar información: guardándola en tu cabeza (esto es la mochila) o apuntándolo en algún lado (esto es el armario). El sistema inbox se basa en la segunda opción y así liberar tu mente. Y lo genial de vivir en el siglo XXI es que tu armario lo puedes llevar en el bolsillo en forma de móvil. Así es como lo hago yo.

La aplicación de calendario. A diferencia del artículo de procrastinación para vencer la pereza, en este, es fundamental que uses la aplicación calendario y no una agenda a parte. En ella apunta absolutamente todas las fechas relevantes que quieras recordar. Cumpleaños, exámenes, entregas de trabajos para el jefe, comidas, fechas de salida de la próxima película de Tarantino… Al principio puede que te de pereza pero llega un momento que es tan automático que será como una parte más de ti. Y si consigues que tu aplicación te enseñe todo lo apuntado en forma de lista (y no tener que avanzar a otros meses para saber lo que pasa) nunca en la vida se te va a volver a olvidar ningún día.

La aplicación de cámara. Haz fotos a todo lo que quieras recordar de forma visual. Una camiseta que te gusta, un bar que quieras ir, un libro que veas en FNAC. Yo tengo mi propio album con un montón de libros que veo en la biblioteca y que en un futuro servirán para escribir artículos para el blog. Esta es otra de esas cosas que si las lees en este blog puedes decir que tú no la vas a hacer pero te aseguro que una vez que te acostumbras no hay ninguna de esas cosas (que no quieres que se te olvide cuando vas con prisa) se te olvide.

La aplicación de notas. Cada vez que me proponéis un tema para escribir, tengo una idea en el metro para la novela o me acuerdo de algo que no se me puede olvidar tiene que anotarse a la aplicación de notas. Al igual que con la aplicación de calendario o de cámara, acaba siendo algo automático.

La sensación de libertad de no tener que recordar nada es brutal. Todo está en mi teléfono así que solo tengo que encargarme de mirar de vez en cuando esas tres aplicaciones para saber todas esas cosas que quería recordar y que ya no me acordaba.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

A mis amigos al principio les parecía raro. Tener todo en el móvil puede parecerte algo raro pero una vez pasas eso y te acostumbras a hacerlo te conviertes en una máquina con patas. Algo brutal.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.