Cómo se aprovechan de ti los grandes imbéciles (entre ellos políticos)

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: No seas Imbécil

benetton

Camapaña UNHATE de Benetton.

Tiempo de lectura de este post: 3-5 minutos.


Noam Chomsky es considerado por el New York Times como el más importante de los pensadores contemporáneos. A parte de ser profesor del MIT y de haber estudiado en Harvard es un gran luchador contra los grandes imbéciles. Él, a diferencia de ti y de mi, está en las grandes ligas metiéndose con los pesos pesados del mundo imbécil y hace unos años presentó las 10 técnicas que utilizan los grandes imbéciles para aprovecharse de ti.

Siempre me han caído mal todos los imbéciles que creen en una gran conspiración mundial dónde unos hombres más inteligentes que nadie raptaron a Elvis Presley fingiendo su muerte o  causan terremotos por todo el mundo para divertirse. No quiero ser un imbécil de esos e intentaré borrar todo rastro de conspiración en este artículo. Lo que si es cierto es que hay ciertas formas científicas para engañar a las personas que se utilizan hoy en día de forma masiva. Hoy vamos a aprender que técnicas son esas y así poder identificarlas cuando las veamos.

Las 10 técnicas de los grandes imbéciles (que suelen ser políticos)

1- Distraer. Hay cientos de decisiones que no gustan y que se deben tomar mientras otros no miran. Eso se consigue mediante la sobreinformación. Lo bueno de que tengamos tanta información es que los imbéciles pueden camuflar algo importante (por ejemplo, aumentar los impuestos) entre distracciones (esas noticias de relleno de cualquier periódico o esas secciones sin sentido dentro de los telediarios que le roban minutos a las noticias).

2- Crear problemas para solucionarlos. En marketing se conoce como la creación de necesidades y los grandes imbéciles parecen saber de esto. Si, por ejemplo, consigues que haya violencia en las calles (mediante declaraciones, uso de la policía, medidas que afecten a un sector de la población…) tendrás el apoyo para que el control de las calles sea mayor para garantizar la seguridad. Muchas veces, en vez de provocar directamente se aprovechan de las situaciones.

3- Ir poco a poco. Subir los impuestos muy rápido provocaría un enfado colectivo, cambiar de modelo educativo de raíz provocaría un enfado colectivo y, en general, ser demasiado radical provoca un enfado colectiva. Ir poco a poco, año a año, enfadará a muchos menos.

4- Aplazar el sacrificio. Las decisiones impopulares deben presentarse como “dolorosas y necesarias” (si eres español sabrás quien ha mencionado esto más de una vez). El tomar medidas malas por necesidad hace caer en la ingenuidad de que todo irá a mejor gracias a estas medidas. Cortarte un brazo porque te ha mordido un perro con rabia es algo doloroso y falsamente necesario para tu supervivencia sin embargo el haber usado una vacuna era mucho más sencillo aunque algo más caro.

5- Infantilizar a quien hablas. La publicidad suele usar un lenguaje infantil para provocar reacciones infantiles. Si tratas a alguien como un niño es más fácil que reaccione como un niño. Y los niños no tienen ese sentido crítico que hace falta para que no se aprovechen de ti.

6- Usar las emociones frente a la razón. Las emociones son la debilidad de la razón. Jugar con el miedo, la felicidad, el ansia o el éxtasis teniendo una posición dominante hace que sea más fácil que quien lo escuche sea más emocional que racional. Somos personas, e imbéciles o no, nuestro corazón mueve mucho más que nuestra mente.

7- Crear personas ignorantes. Una mala educación provocará un mal análisis de la realidad y esto provocará que los imbéciles sigan decidiendo. Por eso la educación sufre más reformas que ninguna otra área en las democracias.

8- Poner de moda lo vulgar. Si los modelos a seguir son personas llanas, sin estudios, vulgares y que gracias a ello ganan dinero se crea una sociedad llana, sin estudios, vulgar y con nulo sentido crítico. Venga, digamos los dos mentalmente una cadena de televisión española que estimule esto. Exacto.

9- Culpar a la gente. Si la única culpa es de la gente y no de los imbéciles, las críticas irán a la gente y no a los imbéciles. Las causas pueden ser la falta de inteligencia, de capacidades o por vivir por encima de sus posibilidades. Al final, el objetivo, es el de inhibir cualquier acción de la gente contra los imbéciles.

10- Conocerles mejor que ellos mismos. La mayoría de las personas no saben porque son inseguros, la mayoría de los grandes imbéciles si saben porque la gente es insegura. La psicología no es una rama que se trate así como así en la educación así que ya te puedes hacer una idea de lo poderoso que es conocer a la gente mejor que ellos mismos.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

No queremos enfrentarnos a los políticos (al menos por ahora). Nunca me ha gustado dejar mi futuro y mi vida a quien maneja el país donde vivo. Yo quiero manejar mi futuro y por ello no les exijo a los políticos que mejoren mi vida (solo que no me la perjudiquen). Es el primer artículo donde no hay formas de combatir algo malo ya que la única forma de combatir esto es no creyendo y no apostando por quien se comporte así. Por eso mismo te pediría por primera vez (y seguramente por última) que intentes difundir este artículo. Mayor difusión, mayor poder.

Esto no es solo para políticos. La publicidad, los padres, los amigos, los profesores, los jefes… muchos de ellos de forma consciente o inconsciente usan esto. No por ello son malas personas pero si por ello son imbéciles. Si reconoces estas técnicas sospecha.

Conspiranoicos out. He enlazado a dos lugares dónde se mueven muchos imbéciles de la conspiración y Google les avisa que yo he escrito sobre ellos. No me apetece leeros por lo que no hace falta que vengáis.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.