Cómo seguir cuerdo cuando tu entorno es basura

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

boxeo

Hay veces que hay que estar listo para golpear.

Tiempo de lectura de este post: 3-6 minutos.

El otro día por Twitter me dijeron que si ya había hablado de qué hacer cuando tu entorno es basura. Quiero ser así de duro porque me refiero a esas familias/amigos/compañeros de clase que no hacen más que restar en tu vida. No incluyo a los compañeros de trabajo porque tengo mucho respeto a cualquier empresa en la que trabaje como para crear mal rollo y que ella salga perjudicada.

Yo he tenido mucha gente así pero me encargué hace 2-3 años de alejarles de mi vida. Eso es muy fácil decirlo y muy difícil hacerlo pero te voy a explicar paso por paso cómo lo hice yo. Ya que he recibido 3 e-mails esta semana quiero aclararte que es mi manera de hacer las cosas. Tu puedes modificarlo y cambiarlo hasta tener tu propia forma de hacer las cosas. Nada es inamovible.

Menos basura más felicidad

Yo me he encontrado con amigos, familiares y compañeros basura. Así que tras llegar a mi límite tuve que ver qué hacer para poder ser feliz.

1. Saber quién es basura y quién no. Si no detectas quién es basura y quién no… malo. Cuando alguien es basura hablo de esa gente negativa, que critica demasiado, que te hace sentir mal, que discutes mucho y que hace que tu vida sea peor y no mejor. Esa gente es de la que te tienes que alejar.

2. Nada de compasión. Las buenas personas muchas veces de buenas son tontas. Lo de poner la otra mejilla es muy bonito pero en la vida real la gente basura te pasa por encima. Eso no quiere decir que a todos haya que tratarles mal, sino  que a la gente buena la trates muy bien y a la gente mala la trates muy mal.

3. Empezar a ser borde (be surly). Si sabes quién te resta en la vida y admites que no puedes tener compasión con ellos toca ser borde (en inglés be surly y lo digo ya que no todos saben que significa borde). Nada de ser amable, nada de sonrisas falsas, nada de buenos modos. Estás en guerra con esa gente que quiere verte fracasar y pisotearte después así que nada de ser bueno con ellos. No tienes que cambiarles tienes que hacer que se alejen de ti o te dejen en paz.

4. No dar segundas oportunidades. La gente basura sigue siendo basura. Hay mucha gente en el mundo no es tan dramático que no te lleves bien con ellos. El problema es que pasa el tiempo y te puedes sentir mal por ello y quieres volver a recuperar esas relaciones haciendo que vuelvan a hacerte sentir mal. Ese bucle es tanto culpa tuya como suya así que nunca des segundas oportunidades a personas que te hayan dado demasiados dolores de cabeza. Te aseguro que, aunque te equivoques, no es nada terrible.

5. Ser muy bueno con la gente buena. Si te portas muy bien con la gente que se lo merece nadie te podrá señalar como una mala persona sino que señalarán a la gente que tratas mal como malas personas. Nos guste o no hay gente mala y da igual que esté en tu familia o esté en la otra punta del mundo. Por suerte, también hay mucha gente muy buena a la que hay que tratar muy bien porque merecen mucho la pena.

Sé que no es fácil tener que ponerte serio y a mi me cuesta porque soy un buenazo que me encanta llevarme bien con la gente pero, lo que tengo claro, es que mi cordura y mi felicidad está por encima de llevarme bien con alguien. Con la excepción de cualquier empresa a la que me ofrezca. Si trabajas para alguien aceptas sus normas y asientes con una sonrisa. Nada de mal rollo y nada de restar. Si no te gusta, siempre puedes rechazar e ir por tu cuenta.

Retazos:

¡Comenta!. Lo que más me ayuda a saber qué os gusta más y menos es sabiendo vuestra opinión. No te cortes, es totalmente anónimo.

No por ello eres peor persona. Enfrentarte y alejarte de la gente que te hace sentir mal no te hace peor persona te hace ser más listo.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.