Consíguelo

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369

ESFUERZO, MERECERLO Y CONSEGUIRLO

Cada punto de la ecuación es tan importante como el anterior así que vamos a hablar de él con detenimiento.

Cuando fallas con cualquiera de estos 3 puntos es cuando llega la frustración, es cuando llegan las malas caras y es cuando no sabes qué ha fallado. Así que sí, los tres puntos son igual de importantes y valiosos.

EL ANTES DE

Lo primero que tienes que hacer para conseguir lo que sea es proponértelo. Tienes que decir «Yo quiero eso». Sin esa fe por lo que quieres va a ser muy complicado poder hacerlo. Ya hemos hablado muchas veces de esta parte pero el resumen es que todo es alcanzable si dejas de lado las excusas.

ESFUERZO

El esfuerzo pasa por hacer mucho más de lo que se te pide para conseguir lo que ansias. El punto importante aquí es el de dar mucho más de lo que se te pide. No vale con dar un poco o un bastante. El dar mucho más de lo que se te pide pasa por llegar a tus límites de esfuerzo.

Significa llegar al punto de decir «no sé si todo este esfuerzo está mereciendo la pena». Porque es en ese punto y no en otro cuando te has merecido conseguir algo. Y aquí no vale ni engañarte ni engañar a la vida. No funciona así. No vas a poder fingir que estás haciendo mucho cuando pasas más tiempo viendo la televisión o perdiendo el tiempo.

MERECERLO

Si te esfuerzas mucho para conseguir algo, y lo haces cada día, en cada momento y a cada rato, llegará un momento que te merecerás tu propósito. Y no todos se merecen las cosas que desean. Así que este punto es fundamental en la ecuación.

«Es que yo quiero ser campeón de…», «es que yo quiero sacarme la carrera de…», «es que…», «es que…», «es qué…». Pero lo que realmente deberían decir sería… ¿han hecho algo para merecerlo? ¿Han hecho no solo algo sino mucho por merecerlo?  ¿Han hecho no mucho sino demasiado para merecerlo? Porque en algunos puntos ni siquiera haciendo demasiado se merece. En algunos casos hay tanta gente haciendo tantísimo que tu competencia es muy alta.

La única forma de que te garantices que te lo mereces es dar un tremendo esfuerzo en todo lo que hagas.

CONSEGUIRLO

Este punto es el que más gente se olvida. No solo puedes esforzarte y merecerlo. Tienes también que conseguirlo. Porque, al igual que tú te lo mereces, otro se lo merece y otro más se lo merece y el otro de al lado se lo merece y el siguiente se lo merece y el de más allá se lo merece.

Y cuando tanta gente se lo merece y solo hay un puesto, significa que hay mucha gente que mereciéndoselo no lo consigue y entre esa gente podrías estar tú. Así que en este punto es cuando más decidido tienes que estar. Si te has esforzado más que nadie, si sabes que te lo mereces, tienes que luchar y no dejar que nadie que no seas tú se lleve tu puesto.

¿Hay más puestos? Genial pero tú te llevas primero el tuyo y luego miras por el resto.

Recuerda: ESFUERZO, MERECERLO Y CONSEGUIRLO.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.