Deja de generar mal Karma

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

boomerang

Al final, todo vuelve y el problema es que mucha gente no lo entiende.

Tiempo de lectura de este post: 3-5 minutos.

Soy un gran defensor del Karma. No creo en las energías, no creo en el destino, no creo que el universo confabule contra mi, pero sí creo en el Karma, pero a mi manera. No creo en el Karma como cosa mágica sino que creo en el Karma como aspecto psicológico. Si generas mal Karma acabas creando una bola de mal rollo tan grande que es imposible de parar.

Antes de que te pase eso o si ya te está pasando te quiero enseñar cómo he conseguido yo dejar de generar ese mal Karma que no me ayuda para nada y sí que me perjudica mucho. Fundamental para tu presente y sobretodo para tu futuro.

Arranca el mal Karma

El mal y el buen Karma es lo que diferencia de alguien que triunfa o alguien que es feliz de alguien que fracasa y se deprime. Hasta ahora nunca lo había comentado porque quería ordenar bien las ideas pero ya ha llegado la hora de hablar de ello:

1. Deja de criticar todo. Que si el paro, que si los políticos, que si el vecino, que si hace calor, que si hace frío, que si la televisión es basura, que si lo que comes no te gusta, que si todo está muy caro… Todo eso es mal Karma. Te descentra, hace que no consigas ser feliz, te limita y te provoca que no cumplas objetivos. ¿Crees que alguien feliz se pasa el día criticando?. ¿Crees que alguien al que disfruta con su vida se pasa el tiempo quejándose?. Ya te digo yo que no. La solución es muy, muy (dos muys) sencilla. Cada vez que te escuches criticar algo tápate la boca con la mano. Deja de hablar en mitad de la frase que estás diciendo y ponte la mano en la boca. Te aseguro que funciona.

2. Deja de señalar lo que otros hacen mal. Hay gente que escribe artículos mucho peores que yo. Horribles faltas de ortografía, elecciones de fotos espantosas o un diseño que hace sangrar los ojos. Yo soy consciente de ello cada vez que veo uno pero nunca me creo superior ni me río de su autor. Mis primeros blogs eran igual de horrorosos y sé que es algo normal hacer las cosas mal al empezar un proyecto. En vez de eso me siento bien al saber que hay otras personas luchando por lo que quieren por muy mal que empiecen.

3. Deja de fanfarronear. Aunque seas el número uno dejar de ser modesto genera mal Karma. Esa gente que quiere que el resto se sienta mal por no ser como ellos son causantes de que la gente exitosa esté mal vista en muchos lugares. Una cosa es sentirse orgulloso de lo que has conseguido y otra hacer sentir mal al resto por no llegar a donde llegas tú. ¿Por qué no ayudarles a llegar a tu nivel en vez de hundirles?.

4. Deja de querer engañar. Acabo de tener una conversación en la que me proponían engañar a gente creando un método milagro a cambio de dinero. Este es un caso extremo pero hay muchos casos que se engaña o se manipula a otras personas para tu beneficio personal. Esto es auténtica mierda. Yo podría hacer artículos sobre cómo ser millonario, cómo ligar con supermodelos o cómo conseguir vivir en una isla privada y ganar muchas visitas y vender productos milagro. Pero siendo sinceros, no tengo ni idea de cómo conseguir todo eso y solo estaría engañando y manipulando a la gente para conseguir dinero. El día que sepa una forma de conseguir esas cosas, las contaré, pero hasta entonces me toca contar las cosas que a mí me han funcionado. Lo mismo sucede en clase, en el trabajo, hablando con amigos o con tu pareja. Engañar y manipular genera mal Karma y acaba cobrando factura.

Retazos:

¡Comenta!. Lo que más me ayuda a saber qué os gusta más y menos es sabiendo vuestra opinión. No te cortes, es totalmente anónimo.

Es todo muy simple. Se una buena persona y mantén tu mente limpia de mal Karma y verás como poco a poco todo va a mejor en vez de a peor.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.