Efecto Dunning-Krugger: O como ser ignorante o imbécil es lo mismo

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: No seas Imbécil

mad

Siempre que me imagino a algún imbécil ignorante lo imagino con la misma cara que la de Alfred E. Neuman protagonista indiscutible de la revista MAD.

Tiempo de lectura de este post: 2-4 minutos.


Desde siempre he creído en el efecto DK sin tener idea que se llamaba así. Justin Kruger y David Dunning descubrieron este fenómeno psicológico por el cual las personas ignorantes tienden a pensar que saben mucho más de lo que realmente saben y se creen más inteligentes que otros más preparados porque su imbecilidad les dificulta ver sus errores y evaluar a la competencia. En definitiva, un ignorante es imbécil y no lo sabe.

Lo malo de todo esto es que seguramente tu y yo seamos imbéciles en muchas áreas de nuestra vida y no lo sepamos. Hace justamente un año descubrí el efecto DK y me obsesioné con no caer en él nunca más. No quiero creer más de lo que soy ni quiero subestimar al resto así que quiero presentar la primera versión (y espero que la versión final) de mi sistema para no caer en el efecto DK.

Como sobrevivir al efecto DK

Partamos de la base que ni tú ni yo sabemos de todo, sin embargo, si pasamos la linea de la modestia lo que podemos encontrar es inseguridad. Ni nos interesa creernos más ni nos interesa creernos menos así que tenemos que encontrar un equilibrio.

1- Ten mente abierta. Esto se dice muy rápido y se dice mucho pero todos los estudios dicen que tú y yo tenemos prejuicios en algún u otro aspecto. Tener mente abierta no significa creerte todo lo que te dicen sino estar dispuesto a escuchar y probar antes de opinar (dentro de unos límites morales). Hablar sin saber (o creyendo que se sabe) es algo demasiado imbécil y demasiado popular para que caigamos en ello.

2- Infórmate bien. Si hay algo de lo que no controlas busca distintas fuentes para aprender de ello. No puedes (o no debes) enseñar a tu amigo, por ejemplo, cómo ser menos tímido si todo lo que sabes es de un par de libros de autoayuda que hablan de ello. Lo mismo pasa con la política, la economía, la religión o cualquier otro tema. Es mejor quedarte callado que creer que sabes más de lo que sabes.

3- Escucha a todos. Hasta que aprendas a saber diferenciar entre los que saben de lo que hablan y los que no vas a tener que escuchar a todos. Eso no significa que les tengas que hacer caso ni que siquiera al día siguiente te acuerdes de ellos simplemente debes escucharles. Es algo así como recopilar toda la información posible sobre un tema en un cajón gigante.

4- Posiciónate. Cuando encuentras a una persona diciendo algo y a otra diciendo justamente lo contrario tienes que posicionarte. No puedes creer dos posiciones contrarias porque sino aparece la duda y la inseguridad. Aquí es cuando te toca buscar información que avale una u otra postura y decantarte por ella. Esto sirve para todo, desde que ideología política es la más viable hasta cual es la mejor forma de hacer el arroz.

Veamos: dejamos los prejuicios fuera, nos informamos antes de hablar, escuchamos hasta a los imbéciles y elegimos que creer y que no. Si cumples con esto, ya tienes una ventaja respecto a esa gran mayoría que, según las estadísticas, tiene prejuicios, habla sin saber, no escucha a nadie y no sabe que creer.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

No pares nunca de intentar mejorar lo que no funciona. Si algo funciona déjalo como está hasta que deje de funcionar. La evolución es buena pero solo cuando sea necesaria. Si tienes la mejor receta de macarrones ¿para qué cambiarla?. Sería una tontería.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.