Impotencia, qué hacer con ella

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

impotencia

No sé cómo pasó pero un día acabé esposado y no tiene nada que ver con la policía y te aseguro que se pasa mal. Foto vía Razvan Bibire.

Tiempo de lectura de este post: 3-6 minutos.

A todos nos pasa, o al menos a la gente de mi entorno le pasa. Hay ciertas situaciones en las que no vas a poder hacer nunca nada por solucionarlas. Puede que esto sea real o no, pero lo que cuenta es que nosotros pensamos que es así. Ese sentimiento de impotencia, ese sentimiento de querer y no poder, es jodídamente asqueroso pero hay formas de controlarlo. O, al menos yo, tengo mi forma.

Como siempre, no a todo el mundo le va a funcionar, no todos son como yo y yo no soy como todo el mundo. Pero, échale un vistazo, dale un par de vueltas y cambia y modifica para que te funcione a ti. Se listo y utiliza la información para tu beneficio. Allá vamos.

Cuando quieres hacer algo y no puedes

Estás tranquilamente viviendo tu vida y de repente, boom, sucede. Pasa algo y no puedes hacer nada para remediarlo. Te dejan, suspendes, te echan, no consigues trabajo… la impotencia aparece en casi todos los lugares. Hay formas y formas de enfrentarse a ello, esta es la mía:

1. Relativizar. La mejor pregunta que me he hecho nunca es la de ¿y qué?. ¿Y qué si te dejan?. ¿Y qué si te echan?. ¿Y qué si suspendes?. Claro que es malo y claro que esto te complica la vida, pero ya está. Trabaja para cambiar eso o pasa de ello. Si la gente te señala por llevar el pelo rojo, y a ti te gusta el pelo rojo, vas a tener que aguantarte e ir a tu bola. Si has suspendido un examen y hace que no entres en la carrera que quieres busca soluciones para conseguirlo el año siguiente y haz que este año no sea un año perdido. No hagas un drama de algo que no debe serlo.

2. Elimina la ansiedad. Hay un momento que me sucedió cuando tenía que entregar un trabajo y me confundí de día. Llego a clase y siento esa ansiedad de que la he cagado y que no puedo hacer nada por ello. También me ha pasado cuando me han dejado o cuando algo ha salido mal y no he podido hacer nada. Respira hondo, pon algo de música y olvídate. Esta parte es bastante difícil. Cada dos por tres aparecerá ese recuerdo que te volverá loco. Aguanta y sigue adelante.

3. Deja de hacerte preguntas. La ansiedad viene principalmente de aquí. Tu cerebro consciente o inconscientemente se pregunta un montón de cosas. “¿Y si hubiera hecho esto?, ¿y si hubiera hecho lo otro?, ¿por qué me trata así?, ¿por qué ha hecho eso?, ¿por qué yo?, ¿qué he hecho para merecérmelo…”. Olvida el lado racional. Olvida querer buscar una explicación. Muchas veces no existe esa explicación. Las cosas pasan, punto.

4. Confía en ti. Confía en que vas a solucionarlo (si has suspendido, vas a aprobar) o confía en que no pasa nada porque haya pasado eso (se ríen de tu pelo rojo y a ti te da igual). Lo peor que puedes hacer tras la impotencia es dejar de confiar en ti. Claro que no es fácil, pero el mundo es un lugar para fuertes así que demuestra tu fortaleza.

Retazos:

¡Comenta!. Lo que más me ayuda a saber qué os gusta más y menos es sabiendo vuestra opinión. No te cortes, es totalmente anónimo.

Todos nos enfrentamos a las mismas situaciones… pero algunos saben cómo responder a ellas y otros no.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.