La conversación que tuve con mis amigos y que tienes que conocer

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

botellas

Hablar de amigos es hablar de pasar por esta nevera a comprar.

Tiempo de lectura de este post: 4-7 minutos.

Siempre pienso en Noseasimbecil.com como un lugar donde contar todas esas cosas que hablo con mis colegas. Y, justamente ayer sábado, entre unas cosas y otras hablamos también de cómo pensamos que tendríamos que hacer las cosas todos para hacerlas bien. Quiero compartir contigo esta conversación, de forma ordenada para que puedas volver a este artículo cada vez que quieras.

Dinero

Aunque yo no creo que lo principal es el dinero de lo primero que hemos hablado es del dinero. Y la conclusión es la siguiente: gastar mucho no es buena idea.

Entre tabaco (en mi caso no fumo), comida basura, gasolina,  ropa, viajes de verano, cuota del gimnasio y copas (¡tampoco bebo!) se gasta mucho dinero. Claro que vivir una vida sin gastar no es posible. Pero… ¿y si no se coge el coche para todo?, ¿y si en las vacaciones no te gastas tanta pasta en mojitos o tienes un presupuesto que cumplir para no pasarte?, ¿y si te olvidas de las marcas caras de ropa y te dedicas a buscar ropa que te quede bien?, ¿tabaco, en serio?. Estas son las cuentas que hemos sacado en claro:

– 36-60€ en tabaco x 12 meses. 432-720€
– 60-120€ en salir de fiesta x 12 meses. 720-1440€
– 80€ en gasolina x 12 meses. 960€
– 35€ en gimnasio x 9 meses. 315€
– 350€ en vacaciones x 2 meses. 700€
– 200-400€ en ropa x año. 200-400€
– 20€ en comida basura x 12 meses. 240€

Total:  3567-4775€

Suficiente dinero como para replantearte (o como en mi caso, obsesionarte) por saber en que gastas el dinero. Quizás tu gastas mucho menos, o no fumas, o no haces otras cosas pero… siempre hay fugas de dinero que puedes controlar.

Motivos

¿Para que voy a ahorrar?. Me va bien, tengo dinero en el banco para momentos malos y me lo puedo permitir. ¿Cuál es el problema?. Bien, este pensamiento aparece muchas veces cuando no hay motivos. Si no hay motivos para guardar dinero, el dinero se utiliza. Sin embargo, hay un montón de motivos que a veces no se nos ocurren o se nos olvidan para ahorrar:

Dejar de lado el consumismo porque sí. Vale, la palabra consumismo está demasiado usada y suena a ideología de izquierda, a hippies y a ir descalzo por la calle. No tengo otra palabra mejor pero me refiero a no gastar por gastar en esas cosas que no necesitas y que vas a acabar olvidando (como los niños con esos juguetes que tanto quieren y luego no les hacen ni caso).

Poder viajar y conocer mundo. Con 3567€ puedo llevarte a los mejores lugares que existen en el mundo. Entre historias, anécdotas y tonterías tendrías experiencias para contar durante años. Y, aunque no te guste viajar, te aseguro que conocer a otra gente de otros países, que hablan en otro idioma, y que hacen todo de otra forma distinta, te cambia la vida.

Ahorrar para tener grandes cosas. Vale, yo no creo en mansiones, coches y cosas caras. Pero, entiendo a quien quiere la casa de sus sueños o el coche por el que se le cae la baba. Te aseguro que poder pagar eso a tocateja (cash money) te pone a un par de niveles por encima del resto.

Ayudar a otra gente. Hay mucha gente que merece ayuda. Puedes hacerlo de muchas formas. De forma pública y que se te reconozca y de forma privada y que sea anónimo. Ambas son buenas y ambas hacen que el mundo mejore gracias a ti.

Apostar por aquello que amas. Con pasta es más fácil conseguir las cosas. Desde ser cantante hasta montar un restaurante (nunca montes un restaurante). Cualquier cosa que siempre hayas querido hacer la puedes hacer si tienes pasta y eso se consigue ahorrando.

En cuanto tengas un objetivo tendrás un motivo por el que ahorrar día tras día hasta llegar a la cifra.

Fortaleza mental

Donde todo falla siempre es en ser fuerte mentalmente. Llega un día en el que no puedes irte de fiesta, llega otro en el que te apetece fumar y lo has dejado, llega un día flojo donde estás lleno de problemas o de complicaciones y entonces decides ir por la vía fácil. Gastar dinero, fumar y vaguear hacen que tu cerebro se sienta bien. Por eso es tan común. Por eso en momentos malos se rompen las dietas, se deja de ir al gimnasio o se vuelve a fumar.

De la fortaleza mental ya he hablado en otro artículo y no quiero hacer que gastes más tiempo del necesario repitiéndote lo mismo. Lo que sí puedo decirte es que yo lo resumo todo en “en los momentos buenos, haz caso a tu mente, en los momentos malos, haz caso a lo que decía tu mente en los momentos buenos”. Es decir. Cuando todo va bien, trabajar duro merece la pena, cuando todo va mal, trabajar duro merece la pena. Cuando todo va bien, ahorrar dinero merece la pena, cuando todo va mal, ahorrar dinero merece la pena. Por mucho que tu mente diga “que le den a todo, me voy de compras/fiesta/loquesea” o “paso de seguir con esto, me pongo a otra cosa”, sigue adelante hasta que vuelvas a estar bien, y, entonces, decide.

Retazos:

¡Comenta!. Lo que más me ayuda a saber qué os gusta más y menos es sabiendo vuestra opinión. No te cortes, es totalmente anónimo.

El resto llega. La vida es un tema muy complejo. Hay muchas variables, hay muchos matices y hay muchas excepciones. Pero, teniendo esto claro, el resto llega.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.