La diferencia entre vivir la realidad y vivir tu realidad

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

burbuja

Es la imagen perfecta para describir cómo alguien vive en su pompa, ve el exterior borroso y para salir de ella se tiene que mojar. Foto vía Thomas England.

Tiempo de lectura de este post: 3-6 minutos.


Últimamente estoy hablando con muchos lectores del blog por e-mail, comentarios, Facebook y Twitter y hemos hablado de un montón de cosas. En una de esas conversaciones surgió mi teoría de la diferencia entre vivir la realidad y vivir tu realidad. Algo así como una versión moderna, y algo modificada, de la alegoría de la caverna de Platón. Lo que yo sostengo es que muchas veces, y cuanto más encerrado en tu realidad estás, tu realidad y la realidad verdadera es bastante distinta.

Esto por si solo podría no servirte pero si estás muy distanciado de la realidad te va a ir muy mal a la hora de ligar, trabajar o buscar que lo que hagas sea reconocido. Muchas veces haces las cosas a tu manera creyendo que es la mejor manera pero la realidad es que el mundo funciona de una forma muy distinta a como creías y acabas sufriendo el efecto DK. Ya que cada situación es distinta y cada persona es distinta voy a explicarte la estructura que yo uso para, por ejemplo, intentar que guste lo que escribo al mayor número de lectores posible.

Pasar de tu realidad a la realidad

La mayoría de campañas publicitarias que no funcionan, libros que no triunfan o vidas solitarias se deben a que hay 2 realidades, una verdadera y otra inventada. La inventada tiene más protagonismo que la verdadera y es eso lo que hay que cambiar.

1- Mira tu alrededor. Parece obvio pero hay mucha gente que no mira a su alrededor. Llevan tanto tiempo en su burbuja que se olvidan de cómo funciona el mundo. Creen que lo que ellos piensan es lo que piensan todos y que lo que ellos creen que funciona es lo que funcionará. Ya sea que quieras sacar un libro, hacer amigos, crear vídeos en Youtube o hacer cualquier cosa dónde la realidad se imponga mira lo que funciona y pregúntate porqué. ¿Por qué esos tienen más amigos que tú?. ¿Por qué eres el único que no liga?. ¿Por qué tu libro no es aceptado y otros sí?. Y por favor, se serio y busca argumentos racionales y comprobables. Decir cosas como suerte, enchufes o interés no vale.

2- Quédate con la estructura. Si miras tu alrededor podrás ver cómo la tele basura, la psicología basura o la comida basura son un éxito. ¿Tenemos que hacer basura para triunfar?. ¿Tenemos que ser como ese colega mentiroso para tener amigos?. ¿O cómo ese cabrón que trata fatal a tus amigas pero se las liga?. La verdad es que no. Tanto el formato de hacer tele basura (una buena producción), el marketing tras la psicología basura o lo que transmite el chaval que liga con tus amigas son parte de su éxito. En vez de coger todo lo que usan para triunfar, coge la parte buena (el marketing, la producción o el sistema rápido de comida) y elimina lo malo (engañar, mentir, utilizar alimentos que perjudican la salud o usar un proceso de elaboración dañino).

3- Dale tu personalidad. No me gusta usar estas metáforas pero es inevitable. La estructura es el esqueleto y la personalidad los músculos. Lo que te diferencia a ti del resto es tu personalidad. Es lo que tienes tuyo y no te pueden copiar. Ya sea que quieras ligar, conocer amigos, vender un libro, montar un negocio o hacer canciones tu personalidad definirá tu trabajo. Eso sí, aléjate de lo creepy. En inglés el término creepy hace alusión a ese tipo de personas que son raras en el mal sentido. Esas personas que se comportan raro y hacen cosas que socialmente no están bien vistas. En una utopía todos seríamos aceptados y unos a otros no nos juzgaríamos pero si eres creepy solo vas a poder relacionarte con otros que sean creepy, o a las buenas personas que no juzgan (que no son tantas). Esto también se ajusta a la música creepy (por ejemplo una música demasiado estridente), la comida creepy (carne con chocolate es algo creepy) o cualquier cosa que al resto le de escalofríos. Usa tu sentido común y seguro que sabes de que hablo.

4- Busca el equilibrio. Este blog podría tener tratados complejos de psicología neuronal y evolutiva. O podría hablar de formas de mercadeo y mercadotécnica con un montón de jerga. Eso sí, esto no lo leería casi nadie. Por eso tengo que acercarme el máximo posible a los términos complejos desde una posición amigable e interesante para mucha gente. Lo mismo sucede con el arte demasiado intenso, las películas demasiado intensas o las personas que en un bar hablan de cosas demasiado intensas nada más conocerme. Esto te lo tiene que dar, otra vez, tu sentido común. Si analizas lo que funciona y te quedas con la estructura te será muy sencillo saber llegar a ese equilibrio dónde lo complejo y lo sencillo se mezclan para ofrecer algo que interese.

Esto también puede aplicarse a tus ideas políticas, religiosas o cómo ves la vida. Tu puedes creer que los políticos son malos, los curas son malos y hay una conspiración judeomasónica contra ti porque eres alguien muy especial. Pero si (1) miras tu alrededor, (2) buscas su estructura, (3) miras cómo lo harías tú y (4) buscas una conclusión equilibrada te darás cuenta que ni todo es tan blanco ni todo es tan negro y que normalmente si la gente se comporta de una u otra forma suele ser por el efecto DK o por ser bastante imbécil.

.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

Las ideas están para cambiarlas. Olvida tu orgullo y tu ego y se listo. Si hay gente que triunfa con ciertas formas utiliza las mismas formas. Querer hacer las cosas a tu manera funciona en las películas de Spaghetti Western pero en la realidad te lleva a que te frustres, a que otros triunfen y a que haya imbéciles disfrutando de tu fracaso. No les des ese placer.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.