Mi historia: Lo que he aprendido durante 8 años

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Experiencia Personal

YO

Estoy soy yo. Ni más, ni menos.

Tiempo de lectura de este post: 4-7 minutos.


Estoy navegando por Internet y no sé que hacer. Esto de Internet es bastante nuevo para mi y es normal estamos en 2005 y yo solo tengo 13 años. Pongo en Google la palabra juegos y sin saber cómo acabo en una web llamada «La guía del jugador». Es una web con traducciones automáticas o medio hechas, alojada en la desaparecida Geocities y con un mal funcionamiento de los links. Sin embargo, esa web, me cambió la vida.

La sensación de que te abren los ojos solo me ha pasado dos veces en la vida. Es una especie de despeje mental que hace que uno piense con mucha más claridad y no sepa como no se había dado cuenta antes de ello. Esa sensación, esa apertura de ojos, fue por algo maravilloso: existía una forma de poder ligar. Sí, vale, no es tan maravilloso, pero con 13 años, era algo tan genial que no pude parar de leer cada artículo, medio en español y medio en inglés, de aquella página.

Lo que he aprendido

Con trece años

En aquella página, entre todos esos artículos, lo que descubrí fue que me comportaba según como la sociedad quería que me comportase. El contexto social (las películas y la televisión) había hecho que quien intentara ligar y no lo consiguiera fuera mirado mal por el resto, señalado y reído (es la típica escena de película americana). En definitiva lo que aprendí en ese momento, lo que me abrió los ojos con trece años fue que:

Debo comportarme según mis propios valores y mis propias experiencias en vez de comportarme según cómo quiere la sociedad.

Con trece años sin casi personalidad formada esto es un verdadero desafío. Hay todo tipo de gurús de la autoayuda que te dicen de todo y no sabes a quien creer así que te puedes imaginar el lío mental que llevaba encima en ese momento.

Con dieciséis años

Durante los siguientes tres años mi vida ya solo giraba sobre como cambiar todas esas cosas que me fallaban. Desde una mala dicción hasta un miedo tonto a no vestir distinto al resto. Aquí, en esta época, todo mi interés era convertirme en un superhombre para poder ligar más. El resto me daba exactamente igual, yo solo quería ligar más. Por supuesto que no conseguí ser un superhombre pero sin embargo aprendí algo:

Debo cambiar por mi y no por nadie más aunque escucho propuestas.

En esa época también formaba parte del show de la autoayuda dónde se quería enseñar a alguien que ni conocías ni sabías nada de él a ser un superhombre. Ya de por sí que personas normales intenten enseñar a gente a ser superhombres no tiene mucho sentido pero menos sentido aún tienen si lo quieres hacer en una tarde y en un piso de Madrid. El sentido de lo cutre, lo mal hecho, el interés por el dinero, la falta de profesionalidad y de rigor eran un cóctel demasiado inestable para que yo durara mucho más.

Los valores están por encima del dinero.

Con dieciocho años

Tras idas y venidas en el business decidí poner punto final. No más enseñar a otros tíos a hacer cosas que yo no sabía hacer, no más decir ser quien no soy, no más ser imbécil. Empezaba un cambio bastante duro. Desde los trece años hasta los dieciocho mi vida solo se basaba en buscar formas de ligar, enseñar formas de ligar y ligar. Tras tanto tiempo haciendo algo, dejarlo todo de lado, no era algo fácil. Era el momento de mejorarme a mi y usar de forma correcta lo que había aprendido después de tantos años leyendo, analizando, seleccionando y diseccionando psicología.

No tengo que renegar de mi pasado debo utilizarlo.

Desde ese día he optimizado al máximo las formas que he encontrado para hacer de todo. Desde doblar camisetas en dos segundos, leer hasta un 300% más rápido o tener mi propia forma de no ganar peso. Sigo trabajando muy duro para mejorar y conseguir pulir los cientos de defectos y cosas que no me acaban de gustar del todo.

Hoy

Aquí estamos, tú y yo, y esto viene precedido de todo eso. Tras 8 años de idas y venidas, acabé decidiendo crear Noseasimbecil.com, un lugar para no necesitar a todos esos imbéciles con los que he trabajado, convivido o engañado. También quiero que este lugar sea un lugar fiable, contrastado y completo para que puedas quitarte cualquier imbecilidad interna que tengas.

Debo intentar ayudar al máximo número de personas (sí ellos quieren).

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

A grandes rasgos este soy yo. Ninguna historia es tan bonita en la realidad. En esta historia han habido lloros, miedos, temblores e incluso huida de la policía.

Espero que en un tiempo podamos aumentar la historia con aventuras que merezcan la pena contar.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.