Mi secreto para ser siempre puntual

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

reloj

El reloj más famoso de todo New York es el de Grand Central Station. Yo soy fan de ese lugar.

Tiempo de lectura de este post: 3-5 minutos.


Si tuviera que elegir algo que hago bien eso sería llegar siempre puntual. De manera innata mi mente calcula el tiempo que voy a necesitar para no llegar tarde (ni tampoco pronto) a ningún lado. Al principio no sabía bien porque sucedía y simplemente hacía caso a lo que decía mi instinto pero al final, tras una tarde con un bolígrafo, una hoja de papel y un bol de palomitas llegué a la conclusión de como consigo llegar siempre puntual a cualquier sitio y en cualquier circunstancia. La forma es tan sencilla y fácil de imitar que en cuanto he hecho orden entre mis notas sabía que te iba a gustar.

Las causas

No ser puntual es algo que ha traído de cabeza a científicos de todo el mundo hasta el punto de formular falacias como la falacia de planificación o leyes como la Ley de Hofstadter o la Ley de Parkinson para explicarlo. El principal problema que descubrieron estos científicos en numerosos estudios fue que siempre nos olvidamos del contexto. Un ejemplo básico sería no darse cuenta que el coche no tiene gasolina y acabar perdiendo tiempo yendo a repostar. A parte de no prestar atención a nuestro entorno la siguiente causa por la que la gente no era puntual (o no presentaba a tiempo un trabajo) era por ser demasiado optimistas con como usan su tiempo. El ejemplo básico sería empezar demasiado tarde a hacer un trabajo sobre microorganismos pensando que eres muy bueno organizando toda la información sobre microbiología.

Sabiendo que nuestros principales errores son no fijarnos en nuestro contexto y ser demasiado optimistas con nosotros mismos podemos crear una forma de ser puntual que funcione. Allá vamos.

Ser puntual

Solo hay dos cosas que necesitas para ser siempre puntual: memoria y un reloj. Y ninguna de las dos son para lo obvio.

Recuerda la última vez que te pasó. Si quedas para salir de fiesta en X lugar seguramente tengas que ducharte, peinarte, elegir ropa, coger el coche e ir por la ruta de siempre. ¿Cuánto tardaste la última vez que lo hiciste?. En mi caso, sé que para llegar puntual al centro de Madrid tengo que cerrar la puerta de mi casa media hora antes. Lo mismo me sucede si quedo para comprar los regalos de Navidad o para recoger a un amigo. Lo mismo me sucedía cuando iba a clase. Los trabajos promedio de bachiller tardaba en hacerlos en cuatro días (más otro de revisión). Así que siempre me ponía a hacerlos cinco días antes de la fecha límite.

Fracciona lo que tienes que hacer. Coge un reloj y averigua cuanto tardas normalmente en ducharte, cepillarte los dientes o cocinar. También te sirve para saber cuanto sueles tardar en rellenar un expediente o en pasar a limpio tus apuntes. Yo tardo seis minutos en ducharme, cuatro cepillándome los dientes y diez vistiéndome y preparándome para salir (buscar las llaves, coger dinero, elegir zapatos…). Son veinte minutos con los que tengo que contar siempre para salir. A eso le tengo que sumar lo que suelo tardar hasta donde tengo que ir y cinco minutos para imprevistos (que siempre, siempre, siempre, suceden).

Automatiza. Cuando cojas práctica en esto tu mente va a saber que para ir con tus amigos a la piscina vas a tener que salir de casa media hora antes y que para ir a ese nuevo sitio que te han recomendado tardarás veinte minutos en prepararte y quince minutos de trayecto según Google Maps. Será algo tan sencillo para ti que si no eres imbécil y no te puede la pereza nunca más llegarás tarde.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

Al principio puede pasar de todo. Si calculas mal, como a mi me pasaba a veces, puede que acabes llegando media hora antes o quince minutos tarde. Se acaba solucionando con el tiempo.

Tómate en serio llegar a tiempo. Otro de los motivos por los que se llega tarde o no se entrega a tiempo algo es por la ausencia de consecuencias. Tus amigos te esperan si no llegas a tiempo y si no te esperan parece no importante. No caigas en esa trampa porque estarías siendo un gran imbécil.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.