Nervios fuera, como controlar los nervios en cualquier situación

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

nervios

Fragmento del anuncio de Voll-Damm 2012 dónde aparecen muchas personas justo en el momento en que más nervios aparecen antes de hacer algo increíble.

Tiempo de lectura de este post: 3-5 minutos.


Seguro que conoces esa sensación que aparece de vez en cuando por el estómago. Esa especie de cosquillas internas que hacen de todo menos gracia. Una vez alguien dijo que los nervios eran la forma que tenía el cuerpo de recordarnos que seguimos vivos y siempre he estado de acuerdo con ella. Sin embargo, una cosa es tener esa sensación y otra cosa es que te domine. Ya sea para hablar con alguien que te gusta, ir a una reunión, hablar en público o ir a una entrevista, los malditos nervios pueden jugarte muy malas pasadas.

Al principio los nervios me hacían sufrir mucho. Las manos me sudaban y temblaban. La boca se me secaba y lo que decía no era lo que quería decir. Si ya puedes controlar los nervios puede que te estés riendo de mi, no te preocupes, a mi también se me escapa la risa. Pero si como a mi también te han jugado malas pasadas los nervios. Tienes que ver la forma que tuve, y tengo, de controlar los nervios.

La mejor forma de controlar los nervios

Todo esto se basa en mi propia experiencia personal. Eso quiere decir que puede funcionar contigo o puede no funcionar. Mi experiencia dice que a quienes se lo he contado les ha funcionado pero puedes ser la excepción.

1- Ten la mejor preparación posible. Todo se basa en tener la mejor preparación posible. Si vas a hablar con una chica que te gusta, tener temas de conversación interesantes y haber hablado con chicas con anterioridad te da seguridad y te hace estar preparado. Si en una entrevista, saber responder a las preguntas tipo, conocer tus puntos fuertes y flojos de tu curriculum y saber venderte te da seguridad y te hace estar preparado. La mejor forma de controlar los nervios es no improvisar.

2- Réstale importancia. Hubo un curso que me quedaron todas las asignaturas y tenía que recuperarlas en Septiembre para poder pasar. Había una compañera de clase que me decía una y otra vez que sentía que fuera a repetir porque era imposible aprobar. Yo le dije que aprobar era un simple trámite. Le dije que era algo que estaba hecho. Algo como ir a hacer el DNI. Se lo repetí y me lo repetí cientos de veces. Eso, junto con un sistema para aprobar, hizo que al llegar al examen la ansiedad desapareciera.

3- Ensaya en casa. Esto, es lo más genial que jamás he podido aprender en mi vida. La segunda vez que tuve que aprobar todas las asignaturas, esta vez en Junio, durante un mes antes de empezar los estudios cada mañana me sentaba en mi habitación, cerraba los ojos y hacía como si hiciera el examen. Cogía una hoja imaginaria, leía las preguntas imaginarias y me ponía a escribir. Todo esto haciendo los gestos de verdad y con los ojos cerrados. Me imaginaba el color de la mesa, de la silla, al profesor dando vueltas, el sonido de las hojas. Me imaginaba absolutamente todo. Cuando llegaron los días de los 8 exámenes, tenía tan mecanizado el sentarme, coger una hoja, leer las preguntas y responder, que era como algo más. No había nervios posibles ante algo que había repetido mentalmente 30 veces.

4- Normaliza. Si se dan cuenta que estás nervioso utilízalo a tu favor. Los nervios significan que te tomas muy en serio algo. Enorgullécete de estar nervioso. Ríete de ello. Haz que no sea más de lo que es. Los nervios son temblores en las manos, sudores y boca seca. Ni más, ni menos. Si alguien hace un comentario o ves que se fija  en ello, afirma, ríe y los nervios se templarán.

5- No pienses en ello. Yo siempre tengo la mente en blanco minutos antes de tener que hacer algo importante. No me distraigo con otras cosas, simplemente, no pienso en nada. Es una especie de meditación que me relaja pero no cierro los ojos ni me pongo en posición de lotto. Lo único que hago es poner la mente en blanco. Lo último que quiero es que aparezca esa maldita voz que quiere engañarme, confundirme y manipularme para que me ponga nervioso. No señor, esa voz no va a poder conmigo.

¡Antes de que te vayas!

Si quieres seguir aprendiendo más cosas cómo esta cada poco tiempo mando contenido exclusivo a tu e-mail, puedes apuntarte gratis para recibirlo tú también:

[sc:Mailchimp ]

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.