No dejes que la sociedad te defina: Cómo ser quien quieres ser

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

marioneta

Cada vez que dejas que alguien o algo decida por ti estás siendo una marioneta. Foto vía Kunjan Joshi

Tiempo de lectura de este post: 3-5 minutos.

Hay un término que me cambió la vida: condicionamiento social. Es un término mal traducido, que nunca me acuerdo de decir bien, que encontré en 2006 y que fue el origen de Noseasimbecil. En aquel momento yo tenía 14 años y no tenía ni idea de que eso llegaría a hacer lo que hago ahora pero lo que si hizo fue cambiarlo todo.

El condicionamiento social es un término que define todas esas ideas equivocadas que la televisión, las series, los tópicos, los dichos y el resto del mundo hacen que te creas. Cosas como que el chico bueno se lleva a la chica guapa, que los nerds son despojos sociales, que sin una carrera no eres nadie o que los ricos son malos y los pobres buenos. Todo eso hace que si quieres ser feliz tengas que ser como ellos dicen que tienes que ser. Como si la felicidad solo se consiguiera de una manera y no de tu manera. Todo eso, son pensamientos imbéciles.

El virus llamado condicionamiento social

Hay una forma de sobrevivir al condicionamiento social. Al menos yo tengo la mía y puede que te sirva, te contaré como funciona.

1. Olvídate de las mayorías. Las mayorías son el peor invento que existe. Son las que dijeron que la tierra estaba en el centro del universo o las que decían que la gripe A iba a acabar con la humanidad. Ayer discutía sobre esto a un amigo que me decía que solo podías tener un buen trabajo si eras familiar del jefe. Es un pensamiento muy extendido pero cuando ves los datos te das cuenta de lo contrario. Ve a los datos. Busca antes de pensar que lo que dice la mayoría es cierto. Y, algo más, si lo que dice la mayoría es negativo, desconfía. Todo suele ser menos malo de lo que parece.

2. Olvídate de los tópicos. Los tópicos son las cosas que dicen las mayorías, las minorías y, en definitiva, todo tipo de imbéciles. Son esas frases hechas que hacen alusión a verdades universales de la vida que luego nunca son ciertas. Te aseguro que es la cosa que más me saca de quicio. No hay ninguna verdad universal reflejada en un tópico. Simplemente es algo que se repite una y otra vez para parecer culto, listo o algo así.

3. Olvida la ficción. La ficción es ficción. Ni 50 sombras de Grey es real, ni el chico bueno y feo conquista a la chica guapa. Todo ese mundo es un mundo ficticio creado por un grupo de guionistas. Eso no quiere decir que vaya a pasar lo contrario pero lo que si quiere decir es que las cosas en la ficción y en la realidad son muy distintas. Parece algo muy obvio pero por alguna razón no lo es. Se puede ver en cualquier anuncio donde venden fragancias que parecen que te van a hacer vivir una vida intensa, coches que te harán ser el mejor del mundo o tonterías que te hacen creer que por tenerlas vas a ser mejor o peor.

4. Olvídate de todo. Al final la realidad es maleable. No hay nada que no se pueda cambiar si se sabe como. Los nerds han acabado siendo los mayores muchimillonarios del mundo, los malos se llevan a muchas chicas, la gente buena es imbécil y la gente horrible ha acabado siendo muy lista. Cada situación es distinta y cada situación se puede malear si sabes como. Eso es lo que te toca hacer a ti. Averiguar y romperte la cabeza para poder hacer que tu vida sea como tu quieras y no como la gente dice que tiene que ser.

Deja de estar condicionado, limitado o dirigido por la sociedad o por lo que dice de la vida y ponte a dirigir tu propia vida. No te creas a nadie que no tenga la vida que tu quieres porque la mayoría están equivocados

Retazos:

¡Comenta!. Lo que más me ayuda a saber qué os gusta más y menos es sabiendo vuestra opinión. No te cortes, es totalmente anónimo.

La gente no tiene ni idea. Les gusta hablar, les gusta gritar, les gusta creerse superiores pero ya. Luego, si no tienen una vida que admires o envidies no les debes hacer ni caso y aunque tengan la vida de tus sueños… ten mucho cuidado por si es un imbécil con suerte.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.