No puedo dormir: Consigue dormir como un bebé

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

bebe

Que de niños pudiéramos dormir mejor que de adultos es algo que debería enfadarte. Foto vía April Sprank.

Tiempo de lectura de este post: 3-5 minutos.


Si vas al centro de una ciudad y señalas a cinco personas, la estadística dice que al menos una tiene problemas para dormir. Si entre esas cinco personas, además estoy yo, la estadística aumenta. Yo, como otras muchas personas en el mundo, he tenido problemas para dormir. En mi caso odio dormir, en otros, odian levantarse, y algunos, le tienen miedo.

Sea cual sea tu motivo (siempre que no sea algo crónico o que necesites de ayuda médica) te vas a ahorrar los seis meses que me pegué yo buscando una maldita forma para conseguir dormir como un bebé de una vez por todas. Nada de lo que cuento es difícil de conseguir y, hasta hoy, ha funcionado con toda la gente a la que se lo he contado.

Todo lo que tienes que saber

Cuando duermes pasas por varios ciclos de sueño. Cada ciclo está compuesto por cinco fases y todas ellas son importantes para que nuestro cuerpo realice distintas funciones. Estos ciclos suelen durar 90-110 minutos y se van enlazando hasta que tu cerebro avisa de que no necesita más. Cuando tu despertador te despierta y tienes sueño se debe a que has interrumpido un ciclo de sueño. Cuando te desvelas sin sueño tras haber dormido solo tres horas se debe a que has completado un ciclo de sueño.

Antes de dormir solemos usar la cama para pensar. Durante el día tenemos demasiadas cosas en la cabeza pero el ruido, las cosas que tenemos que hacer o las distracciones no nos dejan tiempo para frenar y pensar en nuestro problemas. Por la noche, en silencio y sin distracciones, es el momento que tiene nuestro cerebro para encargarse de todas las cosas que te preocupan y de las que no te has encargado antes.

Nuestra mente está sobrestimulada. Si vives en una ciudad el silencio no lo vas a encontrar. El cerebro se comporta como nosotros queremos que se comporte y si durante todo el día le llenamos de estímulos de todo tipo pasar de golpe a una habitación oscura y en silencio le incomoda y no le gusta.

Nuestro cerebro es perezoso. Al igual que hay personas perezosas hay cerebros perezosos. El estado de sueño es un estado relajante y cuanto más está en ese estado más le gusta. Pero no por ello es bueno. Dormir diez, doce o quince horas al día te resta horas para hacer cosas interesantes. Si quieres descansar de más ya lo podrás hacer cuando mueras.

Somos un desastre con los horarios. Entre semana un día nos acostamos a la 1 de la mañana, otro día a las 3, llega el fin de semana y no nos acostamos hasta las 6 de la mañana. Un día nos quedamos dormidos en la siesta y no nos levantamos hasta las 12 de la noche. El caos en nuestros horarios es tal que sufrimos de un continuo jet lag.

La mejor forma de conseguir dormir

1- Duerme múltiplos de 3. Si no quieres levantarte con sueño duerme 3 horas, 6 horas o 9 horas para asegurar que terminas tus ciclos. Si sigues teniendo sueño es que tu cuerpo no hace ciclos de 90 minutos sino de más. Calcula un sábado cuantas horas duermes sin despertador y divídelo entre 3 o entre 4 para saber de cuanto es tu ciclo.

2- Deja los problemas fuera. Pensando en la cama no vas a solucionar nada. Piensa mientras desayunas, comes, meriendas, cenas, viajas, andas o te duchas pero no pienses en tus problemas cuando vayas a dormir. Si hace falta puedes escribir en una hoja todo lo que te preocupa antes de dormir para que al día siguiente puedas continuar con ello. Apuntar tus problemas en un folio es una forma psicológica de “sacar” tus problemas de encima.

3- Distrae tu mente. Si tu mente está sobrestimulada la manera más rápida de distraerla para dormir es estimularla. Dormir escuchando la radio o una película es la forma más rápida que he encontrado para dormirme.

4- Relaja tu cuerpo. Si puedes elegir cuando ducharte, dúchate con agua caliente justo antes de irte a dormir. El agua caliente relajará tu cuerpo y hará mucho más fácil que consigas dormir bien.

5- Ten un horario de sueño. Si decides dormir todos los días a las 11 de la noche, duerme todos los días a las 11 de la noche. Que los fines de semana te acuestes más tarde no llega a importar si el resto de días cumples tu rutina de sueño. El no seguir un horario hace que tu cuerpo se vuelva loco y que tu cuerpo se vuelva loco hace que acabes durmiendo mal.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

Si tus problemas son médicamente probados haz caso a tu médico. No creo en los fármacos usados porque sí. Sin embargo si la causa de tu falta de sueño es alguna enfermedad haz más caso a tu médico que a mi.

Que no te pueda la pereza. Si realmente duermes poco y duermes mal no seas imbécil y ponte a probar esto. Este blog no tiene sentido si solo lees sin aplicar y probar lo que digo (y criticarme si no te funciona algo o ayudarme si a mi no me funciona algo).

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.