No todos los consejos valen

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
culo

Los consejos son como los culos. Todos tienen uno y la mayoría apestan.

Tiempo de lectura de este post: 2-5 minutos.

Hay ciertas cosas muy muy peligrosas en la vida. Algunas son visiblemente peligrosas y otras… parecen de lo más inofensivas cuando son todo lo contrario. Entre ellas están los consejos. Esas decisiones que otros tipos te dicen que tienes que tomar.

Hay todo tipo de consejos dichos por todo tipo de gente y con todo tipo de intenciones. Te tengo que confesar que yo no soy muy amigo de que me den consejos pero sin embargo este blog va justamente de eso, de dar consejos. No me mires mal, soy como un cocinero, le pongo mucho esmero a mis platos y no quiero que otra gente cocine para mí. O al menos, no toda.

¿Te imaginas que te aconsejara beber gasolina?. Te hará más inteligente, más fuerte y te crecerá el pelo. Hazme caso, solo quiero tu bien. Esto es justamente lo que se hace a diario. Gente que quiere ayudar y que da malos consejos sin mala intención (o con mala intención, da igual). Te diré a qué gente hago caso y a que gente no.

Los consejos y sus consecuencias

Partamos de la base que no todos los consejos son buenos, que no todos nos valen a nosotros y que no por ello las personas que nos aconsejan son horribles personas. Así es como elijo yo quién me aconseja y quien no.

1. Me olvido de la persona. Da igual que sea tu novia, tus amigos, tu profesor o quien sea. Por muy buenas intenciones que tengan y por mucho que te quieran pueden estar equivocados y si están equivocados eso te perjudica a ti. Eso no significa tratarles mal, simplemente significa agradecerles que se preocupen por ti.

2. Me centro en los hechos. Me da igual quien me de el consejo lo que me importa es saber si a él le ha funcionado. Si quiero aprender a actuar cogeré antes el consejo de Morgan Freeman que el de mi profesor de teatro. Puede que mi profesor de teatro esté en lo cierto pero Morgan Freeman a llegado mucho más lejos y para mí eso sirve más.

3. Analizo el consejo. No pienso en el consejo hasta que han pasado los dos filtros anteriores. Pero una vez que Morgan Freeman me ha dicho que lanzarme de un puente es la mejor forma de aprender a actuar busco el porqué. ¿Por qué va a funcionar ese consejo?. ¿Por qué le ha funcionado a él?.

4. Lo pruebo y cambio. Que algo me funcione a medias no significa que no funcione. Significa que no me funciona a mi. Muchas veces con tres cambios tontos se soluciona todo. Por ejemplo, la forma en la que yo organizo y la que otras personas me recomiendan difiere bastante. Eso no quiere decir que las suyas no funcionen lo que quiere decir es que mi forma me funciona mejor a mí.

No te preocupes, estos cuatro pasos son inmediatos. No tienes que hacer una tesis doctoral para tomar decisiones, es mucho más rápido.

Retazos:

¡Comenta!. Me encantaría saber qué opinas de este artículos, del blog o de lo que quieras.

No te fíes fácilmenteLa gente que profesionalmente se dedica a dar consejos… entran en una paradoja. Gente haciéndose rica enseñando a hacerse rico… o gente sintiéndose bien enseñando a otros a sentirse bien… No te diré que no te fíes de ellos pero yo no me fío de ellos.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.