Ojalá

Creado por Vic Blázquez

La regla 369

Este blog funciona diferente a cualquier otro

este blog sigue la regla 369

¿Cómo funciona?

Léelo al medio día.

6 mín.

tierrados
02_sol_black
02_sol_black
02_sol_black
03_luna_black
tierrados
tierrados
03_luna_black
replay

Míralo al despertar.

3 mín.

Escúchalo al dormir.

9 mín.

Este es un lugar diferente. Para que cada día tengas motivación debes aplicar mi regla secreta: la regla 369. Todos los días tendrás un vídeo de 3 minutos, un artículo de 6 minutos y un audio de 9 minutos. Si los ves en el momento justo te garantizo que tendrás motivación para conseguir lo que quieras.

mediodia

al despertar

3 mín.

Los vídeos han sido diseñados para que los veas nada más despertarte. Cada vídeo dura exactamente 3 minutos y son el punto de partida para aumentar tu motivación. Si cada día ves tu vídeo de motivación y lo sigues haciendo durante semanas, te aseguro que tu motivación no bajará.

33% completado
01_ama_black

al medio día

6 mín.

Cada artículo está escrito eligiendo con cuidado cada una de sus palabras. La misión es que mientras comes, llegas a casa o estás en una pausa al medio día te motives para afrontar la tarde. Por eso solo necesitas 6 minutos. Aprendes algo nuevo, te motivas y consigues lo que quieres.

66% completado
01_noche_section

al acostarte

9 mín.

La noche es el mejor momento para poner en orden todas las ideas. Cada noche tendrás 9 minutos conmigo donde te garantizo que voy a dar lo mejor de mí para que tú puedas sacar lo mejor de ti. Es el último paso así que, si lo haces cada día, estarás mucho más cerca de la motivación total.

99% completado
amanecer

al despertar

3 mín.

Ojalá
88158
al medio dia

al medio día

6 mín.

Bienvenido al documento escrito y sellado de Ojalá. Aquí encontrarás todo lo necesario para que tengas motivación las próximas 24 horas. Si es la primera vez que lees un documento de motivación, reserva 6 minutos y disfruta de la experiencia.

01 Las personas Ojalás que he conocido desde que recuerdo

Si te cuento un pequeño secreto no quiero que lo tomes a mal. De forma inconsciente clasifico a las personas entre personas Ojalás y personas que no lo son. Curiosamente hay muchas más personas Ojalás que no ojalá.

Con 12 años tuve una conversación con dos amigos sobre independizarnos, tener un salón grande, una mesa con ordenadores e internet rápido. Había que hacerlo antes de los 25 años. Es el primer recuerdo que tengo sobre alguien diciendo Ojalá. Ojalá se cumpla.

Durante toda mi adolescencia empecé a escuchar cada vez más la palabra Ojalá. Como yo no sacaba buenas notas me movía con gente que tampoco sacaba buenas notas. Cuando había un examen lo que más escuchaba era Ojalá aprobemos. Y cuando llegaba junio la frase cambiaba por Ojalá pasemos de curso.

Al mismo tiempo iba de oyente a conferencias para aprender a ligar donde se trataban temas de todo tipo que no te podrías ni imaginar. Los hombres que pagaban una pasta tenían Ojalás en su vocabulario cada dos por tres. Ojalá se fijara en mí, ojalá fuera más seguro, ojalá fuera como tú, ojalá fuera ingenioso, ojalá fuera más guapo, ojalá, ojalá, ojalá.

Después llegó la selectividad y todos mis amigos menos yo se presentaron en los exámenes, durante todo el proceso no escuché otra cosa que no fuera: ojalá pueda entrar en medicina, ojalá los profesores sean buenos, ojalá me lleve bien con los compañeros…

Cuanto más crecía más ojalás escuchaba por todos lados. No sé si es por la edad, no sé si es por la época en la que estamos, no sé si es que no me fijaba pero no paraba de oírlos por todos lados. Ojalá nos toque la lotería. Ojalá pesara menos. Ojalá tuviera trabajo. Ojalá trabajase en lo que me gusta. Ojalá lo consiga.

Te tengo que confesar que hubo un momento en el que empecé a ponerme nervioso de escuchar tanto el término ojalá. Sobretodo por lo siguiente. Hubo un día, digamos que fue un jueves porque los jueves suelen ser los días en los que me pasan cosas, en el que me dijeron lo siguiente: Ojalá nos fuéramos a vivir juntos.

¿Por qué no lo hacemos ya?

Su respuesta fue parecida a la de todos los que escuchaban mi pregunta. Fue así como me di cuenta de que mi pregunta les hacía mostrar su lado más pesimista. Su respuesta fue que no era el mejor momento, que no se podía, que estaba loco, que no había dinero, que no era posible y que ojalá más adelante.

Como divertimento, y después de esa primera vez, empecé a usar esa pregunta cada vez que escuchaba un ojalá. Pero solo unos pocos elegidos pasaban la prueba y decían que sí. Eso me asustó bastante. Mucha gente, gente que yo quería, esperaba que todo fuera perfecto para actuar. Como nunca había momentos perfectos, nunca actuaban.

Me asusta porque es terrorífico que haya gente que vive sus vidas limitados. Esperando que llegue Santa Claus con sus regalos en vez de ir a comprarlos. Mi memoria es casi igual de terrorífica pero hubo un momento en mi vida que empecé a actuar rápido.

Me quise mudar y me mudé en una semana. Quise dejar el trabajo y lo hice en el mismo día. No me gustaban mis amigos y desaparecieron de mi vida en una tarde. Empecé a actuar rápido haciéndome a mí mismo la misma pregunta que hacía a otros cuando decían Ojalá.

No me dan igual las consecuencias. Y no me atrevo a hacer todo tipo de locuras pero esa pregunta me entrenó para eliminar la palabra ojalá por completo y todas sus variables. La pregunta me entrenó para que no esperase nada de la vida y que lo esperase todo de mí. Si salía mal, era culpa mía, pero si salía bien, también sería gracias a mí.

02 Hay algo que llevo haciendo años con hojas de papel

Siempre me han gustado los mensajes cortos y potentes. Si puedes cambiar como te sientes, como estás, o como piensas leyendo un mensaje corto, eso significa que ese mensaje corto es algo muy potente.

He tenido todo tipo de mensajes en mi cartera, en mi puerta, en mis paredes, en mi cama… El último que puse antes de mudarme fue “Los que abandonan nunca ganan, un ganador nunca abandona”.

Para no caer en un momento Ojalá he puesto por casa el mensaje “¿Por qué no hacerlo ya?”. Si tengo muchas ganas de hacer algo, o deseo hacer algo, ¿por qué no hacerlo ya?

Ver el diseño de los carteles

03 El reto para antes de que acabe el día

Cada documento va a tener un reto diferente. Me gustaría que imprimieras el diseño del cartel de arriba. Mi consejo es que lo hagas en cartulina, papel fotográfico o algo más grueso que un folio para que no quede cutre.

Una vez los tengas ponlos por tu casa en lugares que vayas a ver. Las puertas, los espejos, el baño, o al lado del ordenador. Ese tipo de sitios son perfectos para que los veas a menudo.

Si pasan los días y sigues viendo estos mensajes a menudo vas a empezar a actuar más y dejarás de lado los Ojalás.

01_noche_section

al acostarte

9 mín.

Este audio está diseñado para antes de dormir

simplemente escucha y descansa

Escucha este audio también desde tu móvil.