Presión social: Cómo detectar y vencer a un imbécil que te dice que hacer

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: No seas Imbécil

culocebra

No caigas en la trampa. El que da el culo es el único que no es imbécil. Desde que descubrí esta foto siempre la llevo en el móvil.

Tiempo de lectura de este post: 3-5 minutos.


Hay algo que seguro que ya sabes. A tu alrededor hay un montón de imbéciles esperando que fracases para sentirse mejor. Sus vidas no son lo suficientemente buenas como para sentirse bien así que su única opción es la de bajar el listón del resto para conseguir que sean peor que ellos. Y ahí, tu y yo, podemos acabar perjudicados.

Cuando todo tipo de gente de nuestro entorno está esperando para que fracasemos, para señalarnos y para responder con una de las peores frases que existen («ya te lo dije») las inseguridades aparecen y todo se complica. Esto provoca que mucha gente opte por el camino fácil, el de no sobresalir, y de no hacer nada que pueda provocar que se les señale. En definitiva, como en el parque cuando se tenía 5 años, se quiere encajar.

Sistema de Detección de Imbéciles

Nunca me ha gustado que mi vida, la que solo voy a vivir una vez, sea decidida por otra persona. Siempre he querido decidir que cosas sí hacer y que cosas no hacer por mucho que me dijeran que me equivocaba y que estaba echando mi vida a perder. Esto ha provocado que en estos 8 años de rebeldía contra los imbéciles pueda detectar desde el principio cuando un imbécil me quiere aconsejar.

1- Un imbécil siempre apela a la suerte. Según él, nadie podrá triunfar si no es por suerte, si no fuera así él hubiera triunfado y ya que es mejor que tú, y él no ha tenido suerte, tú tampoco la tendrás. Y aunque pudieras tener suerte no puedes dejar tu futuro en manos del azar.

2- Un imbécil cree que la mayoría tiene razón. Si todo el mundo hace algo, tú no eres quien para cuestionarlo. El razonamiento en este caso es mucho más básico. La mayoría de la gente no puede estar equivocada así que si eres joven debes hacer caso a la historia, a la tradición y a la gente con más experiencia que tú.

3- Un imbécil te dice que seas como él. Una persona que no ha conseguido nada relevante en la vida quiere que seas como él. El error de que su vida no sea fabulosa es del entorno, la suerte y el universo o peor aún, cree que su vida es fabulosa cuando no lo es.

Sin embargo hay un error de base en los tres planteamientos y no debes caer en ellos.

1- La suerte no existe. Sí, es cierto que puedes caminar por la calle y encontrar un billete de lotería premiado. Sí, es cierto que puedes ir a un casino en vacaciones y apostar cien euros a la ruleta y ganar. Sí, es cierto que puedes pisar el único charco de toda la calle el día que vas mejor vestido. Todo eso es cierto pero sin embargo, cuando el esfuerzo, el trabajo, la dedicación y la pasión intervienen la suerte no existe.

2- Las mayorías se equivocan (y se manipulan). En el siglo XV la mayoría creía que la Tierra era el centro del Universo y que todos los planetas e incluso el Sol orbitaban a su alrededor. Tuvo que llegar Galileo para desmentir aquello y esto le provocó su acusación de herejía.

3- Los imbéciles son imbéciles. Querer seguir los pasos de alguien que cree en la suerte y en lo que hace la mayoría de la gente te hace ser imbécil. Puede que ese imbécil sea tu amigo, tu padre o tu hermana. No les culpes por sus malos consejos, simplemente, ignóralos.

Sistema de Seguridad Invencible

El principal arma de los imbéciles es jugar con nuestra inseguridad. ¿Cómo podemos saber que lo que hacemos es lo correcto?. ¿Y si nos equivocamos?. ¿Y si tienen razón?. ¿Y sí el imbécil soy yo?. Todas esas preguntas han pasado por mi mente cientos de veces. Mi inseguridad llegó a tal punto que por mi propia salud mental tuve que crear mi sistema de seguridad invencible. Una forma de saber cuando me equivoco y cuando no.

1- La vaguería es nuestro peor aliado. Cualquier cosa que hagamos (o dejemos de hacer) por pereza o vaguería es un cáncer y es el primer síntoma de que hacemos las cosas mal.

2- Ser interesados es sinónimo de ser imbéciles. Querer sacar provecho a costa de otros es un síntoma claro de imbecilidad. No seremos más listos por engañar a otros sino más imbéciles. Puede que al principio nos vaya bien pero, al menos, mi conciencia no me dejaría seguir haciéndolo.

3- Debemos hacer lo que nos apasiona. Los gustos de muchas personas son gustos raros, gustos incomprendidos y gustos juzgados. Sin embargo la única forma de ser felices es hacer realidad esos gustos y sobretodo si esos gustos nos pueden hacer ganar dinero. Ser cantante, guitarrista o escritor son trabajos tan loables como dentista, ingeniero o psicólogo.

4- Debemos hacer lo que se nos da bien o hacer bien lo que nos apasiona. La realidad no siempre es bonita. Muchas veces somos terriblemente malos en lo que nos apasiona. Sobretodo en cosas como ser cantante donde una mala voz no se arregla así como así. En esos casos hay que buscar alternativas o trabajar duro para hacerlo lo mejor que podamos.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

Hay gente mala y gente imbécil. Ser imbécil no es sinónimo de ser alguien malo sino de hacer las cosas mal. No te sientas mal ni ofendido por llamarte imbécil o llamárselo a gente que quieres. Hablo sin conocerte por lo que no debes darte por aludido si no encajas con la definición de imbécil.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.