Principios, esa cosa que si la tienes vences

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369

principios

Si de algo puedo sentirme orgulloso es de tener principios. Cuando hablas de ellos parece ser algo que ya no vale, algo que ya no se lleva o algo que ya no significa nada. Los principios se venden, se compran, se manipulan y se distorsionan, pero si tú, con tus principios, consigues que nada de eso suceda, vas a empezar a vencer. Pero, ¿vencer en qué?.

Pensemos en el largo plazo. Vas a conocer a mucha gente, te van a pasar muchas cosas y al final, o actúas según como tú crees que debes actuar, o te van a usar, manipular y, lo peor de todo, te vas a traicionar a ti mismo. Quiero contarte algunas cosas sobre esto.

Ser fiel a quien eres

Este es el tipo de artículos que mucha gente no lee, no caigas en ello. A veces, hace falta más una charla que unos cuantos pasos para conseguir algo. Este es uno de esos artículos de charla rápida. Pero como siempre, con su parte práctica.

1- Los principios suelen tratar del bien y del mal. Todo se suele resumir a cosas que tú crees que están bien y cosas que tú crees que están mal. Uno de tus principios puede ser no traicionar nunca a nadie. Eso es algo que tú ves mal y que por eso no lo haces.

2- Los principios necesitan de gran personalidad. Una gran personalidad significa que si tú crees que algo está mal, está mal, por mucho que te digan que está bien. Por muy difícil que se te pongan las cosas, si tienes como principio no traicionar a tu jefe, amigo, colega o quien sea, no lo hagas. Te va a costar, no va a ser fácil, pero los principios están por delante.

3- Los principios chocan y te alejan de gente. Ser firme con lo que crees va a hacer que te alejes de gente que no cree lo mismo que tú. No por ti, sino porque ellos mismos se alejarán, criticarán, o se meterán contigo. O simplemente porque no te apetece soportarles. Esto hace que mucha gente deje sus principios de lado con tal de encajar. ¡No!, jamás hagas eso.

Luchar por lo tuyo

Hay una diferencia entre obcecarse con una idea y luchar por lo tuyo. Usar todo tu dinero para jugar a la ruleta no es una buena idea, y quizás debas escuchar a la gente que te dice que no lo hagas. Sin embargo, cuando escuchas a distintas personas y, aun así, sigues creyendo en lo que haces, piensas o sientes, tienes que luchar por ello.

Luchar no significa intentarlo y conseguirlo como en las películas. Luchar significa meter los brazos hasta el codo en fango, tropezar, caer, ensuciarte, llorar, sudar y sangrar y, aun así, sin saber si lo vas a conseguir, seguir. Vas a tener miedo, inseguridad o algo peor, inconsciencia. Esto es lo que hace que no todos luchen por lo suyo, pero, quien silencia y soporta todo lo malo que pasa por su mente o por su vida, acaban teniendo una ventaja ante el resto. Tú, seas quien seas, te mereces tener esa ventaja.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.