Que no te de vergüenza, aprende a hablar en público

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

microfono

Un, dos, tres, probando.

Tiempo de lectura de este post: 4-7 minutos.


Parece muchas veces que hablar en público no nos interesa a todos. Parece que es algo que solo sirve para cuando vas a dar una conferencia o a hablar ante un auditorio, es decir en cosas aburridas, pero la verdad es que hablar en público sirve para todo y todos.

Ya sea porque un día tengas que exponer un trabajo, una idea o convencer de algo a alguien, la realidad es que aunque solo sea una vez en tu vida te odiarás profundamente si pasas de este artículo y te fallan los nervios, aparece el pánico o te quedas en blanco. Hazme caso, poder hablar en público es algo muy muy necesario (sí, con dos muis).

Por alguna razón a mi siempre me ha gustado hablar en público. Un montón de ojos me miran, nadie me interrumpe y puedo decir lo que quiero decir. Para mí eso es algo genial. Además siempre he tenido la oportunidad para ello por lo que no solo es algo que me gusta sino algo que he podido hacer muchas veces. Sin embargo, antes de salir al escenario siempre me encontraba a un montón de gente nerviosa o gente que luego en el escenario se acababa liando y en definitiva quedaban en evidencia. Esta es la versión mejorada de los consejos que les daba  en el backstage.

5 minutos antes de salir a escena

Sea cual sea lo que tengas que presentar, hacer o decir ante tanta gente esto es lo que siempre recomiendo.

Repite en voz alta el inicio. “Hola a todos soy Vic Blázquez, hola a todos soy Vic Blázquez, hola a todos…” antes de grabar o hablar en público siempre repito el principio de lo que voy a decir en voz alta. Con esto me aseguro de empezar bien y de no equivocarme, el resto ya viene solo.

Controla tu voz. Mientras hablas piensa en lo que estás diciendo, date cuenta del volumen, la velocidad y la pronunciación. Esto, además de quitarte nervios, hace que lo que digas sea coherente y no digas tonterías.

Haz pausas. Pausar lo que dices es fundamental. Si mides bien, harás que la pausa sea incómoda para la gente que no prestaba atención y pase desapercibida para quienes te siguen. Las pausas sirven, ni más ni menos, que para recuperar la atención de la gente distraída.

Repite el mensaje. Las partes importantes de tu mensaje tienen que ser repetidas. Si no las repites se olvidan, está comprobado. Yo lo hago de la siguiente forma normalmente: digo algo importante, hago una pausa y repito.

Olvídate de los nervios. Si estás controlando tu voz, las pausas y repites tu mensaje no te da tiempo para ponerte nervioso. Olvídate del resto, no pienses en el resto. Tú céntrate en tu mensaje y en darlo de la forma que lo tienes que dar. Ya está. No pienses en si puedes ponerte nervioso, no pienses en cosas negativas y en definitiva no pienses en nada más que en lo que en lo que vas a decir.

Respira. Inspira y espira fuertemente por la boca (da un resoplido) justo antes de salir.

Preparando tu texto

Antes de llegar a esos 5 minutos de vértigo tienes que preparar lo que vas a decir. Yo tengo una forma muy mía de hacerlo y me va bastante bien.

1- Di toda tu charla en alto. Antes de escribir el guión de cualquier cosa que vayas a decir en público lo digo en alto. Lo hago improvisando. Como si estuviera en el lugar donde lo fuera a presentar y no tuviera guión. ¿Qué diría?, ¿cómo lo diría?. Esto lo suelo repetir 3 o 4 veces hasta que tengo más o menos claro los puntos fuertes y flojos. A la mente se le ocurre muchas cosas cuando no tienes guión.

2- Esquematiza. No hagas una transcripción de lo que tengas que decir. Pon los titulares de cada párrafo y una pequeña sinopsis. Tienes que quedar natural y memorizando un guión no vas a quedar natural.

3- Di tu charla, de nuevo, en voz alta. Apoyándote en tu esquema vuelve a decir tu charla pensando en las pausas, el tono de voz y los gestos. Cuanto más preparado y mecanizado tengas lo que vas a decir más fácil va a serte luego hacerlo.

4- Usa la regla 10-20-30. Si tienes que usar diapositivas. Nunca uses más de 10 diapositivas. Nunca hables de ellas más de 20 minutos. Y nunca uses una letra más pequeña que 30pt. Una diapositiva tiene que ser un apoyo y no un protagonista.

Ya está. Ya estás listo para hablar en público. Si te das cuenta no hablo de nervios, no hablo de pánico escénico y no hablo de nada sobre emociones. Si le das importancia a lo que sientes encima de un lugar lleno de gente entras en la trampa. No pienses en ello y céntrate en ti, en tu discurso y en lo que tienes que decir. El resto da exactamente igual.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

Confía en ti. Si desconfías de tu capacidad para hablar en público pondrás una piedra en tu espalda. Quizás confiando no te ayudarás pero al menos no te pondrás piedras en la espalda.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.