Según la estadística, vas a fallar

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369

pizarra

Cada año hay millones de personas en todo tipo de centros de alto rendimiento intentando ser los mejores deportistas de la historia. También hay quienes quieren ser los mejores cantantes, vendedores o empresarios. La realidad y la estadística dice que la gran mayoría fracasan.

Si quieres trabajar en algo donde tú seas el causante de lo bueno y de lo malo te vas a dar cuenta que no todos valen. Aunque tampoco todos valen para ser médicos, arquitectos o abogados, los trabajos donde no hay unos pasos a seguir son los que más disgustos dan.

Vale, has decidido ser ambicioso y querer más que nadie. Has decidido que no quieres seguir los caminos estipulados, que vas a ser el más listo y que vas a tener la vida de tus sueños. ¡Enhorabuena!. ¿O no?. A ver, espera.

De media hay entre 300 y 500 personas en un seminario donde te enseñan a triunfar en la vida. Seminarios de estos hay miles cada año por lo que más de medio millón de personas al año buscan la forma de ser supertriunfadores. Y la realidad es que muy pocos lo consiguen. ¡Espera!, antes de que te quieras ir. Yo estoy de tu parte. Yo quiero que triunfes. Esto no te lo digo para que acabes estudiando o trabajando en algo que te aporte mayor seguridad. Sino por otro motivo.

¿Sabes por qué la mayoría no lo consigue?. Porque no se enteran de cómo funcionan las cosas. Es tan sencillo como eso. Un vendedor que triunfa es porque sabe como vender gracias a su experiencia. Las frases que dice, la forma de decirlo, los contactos que tienen y la manera en que se comporta es un muy buen resumen de cómo funcionan las cosas. Puedo ser más claro. Si alguna vez has hecho un pastel con tu abuela sabrás que las medidas, las cantidades y las recetas son únicas y que saber cómo funcionan las cosas significa meterte en esa cocina y hacer exactamente lo mismo que hace tu abuela para conseguir el mismo pastel.

¿El mismo pastel?

Ni de coña. Hay un factor que mucha gente no tiene en cuenta. Ese algo. Cuando hablo de ese algo me refiero a lo que te da tu genética y no se lo da a nadie más. Por mucho que imites los movimientos de un deportista de élite, por mucho que entrenes lo mismo que él, por mucho que copies su vida, si no tienes su genética no vas a ser él. Asúmelo y búscale solución.

¿Por qué te estoy contando todo esto?. Porque no quiero que te ilusiones, subas muy alto, y cuando estés en lo más alto de tu ilusión te peguen una patada y acabes en un trabajo que odias para poder pagar las facturas. Lo que quiero es que si no puedes ser el que cocine el pastel, seas el que lo venda, y si no, el que busque clientes, diseñe la pastelería, hable con inversores, analice a la competencia, cree anuncios, lleve las cuentas o pruebe nuevos sabores.

Lo que quiero es que, si tu pasión son los pasteles, busques una alternativa relacionada con ellos en la que tu genética tenga ventaja. Sea la que sea. Lo que quiero que saques en claro si has estado leyendo esto es que no todo es blanco o negro. Que si la estadística no está de tu parte, busca el lugar donde sí que lo esté.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.