Ser como un portaaviones

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
portaaviones

Solo he estado una vez en un portaaviones. Tendría unos 8 años y todavía me acuerdo de lo gigantesco que era aquel buque.

Tiempo de lectura de este post: 2-5 minutos.

Hace un par de años pude hablar con el magistrado de la Audiencia Nacional Javier Gomez Bermudez en una charla que dio para mi clase. Se hablo de muchas cosas pero una de ellas fue una metáfora sobre los portaaviones que llevo utilizando desde entonces.

Un portaaviones es uno de los buques de guerra más impresionantes que existen y también, uno de los más resistentes. Pase lo que pase él va a seguir su camino y es muy difícil acabar con un portaaviones. Tan difícil, que al final no se ataca a los portaaviones por su gran fortaleza. (Es una metáfora, un portaaviones no es invencible y pueden ser derribados por fuerzas enemigas, pero no seas tiquismiquis).

Bien, eso mismo podemos hacerlo nosotros mismos. Esto es lo que saqué en claro de aquella conversación.

Ser como un portaaviones

Ser como un portaaviones no es fácil pero sirve de mucho. Estos son los pasos que yo sigo:

1- Tienes un lugar a donde ir y vas. Ya está. Da igual el resto. Eres un portaaviones. ¿De qué tienes miedo?. Vale, los dos sabemos que no eres un portaaviones sino una persona y que no eres las persona más poderosa que existe. Pero, hazme caso, haz como si pudieras ir a cualquier lado y podrás llegar. Es todo psicología.

2. Tus enemigos te lanzan piedras. Imagina atacar a un portaaviones con piedras. Si yo fuera el comandante del buque me reiría bastante. Lo mismo tienes que creer cada vez que tengas una dificultad. Vale, es raro, pero funciona. Cada dificultad es como una piedra. Ni te enteras de que está sucediendo. Simplemente, sigues.

3. Los daños se reparan sin que nadie se entere. Los portaaviones tienes puntos débiles pero nadie sabe de ellos. Simplemente se reparan cuando nadie se da cuenta. Lo mismo tienes que hacer tú. Si quieres gritar, si quieres llorar, si quieres ser infantil o quieres mostrar tu lado sensible, hazlo en privado. Nada de montar numeritos en público. Porque… si yo sé que metiéndome con tu pelo te vas a enfadar, ¿qué crees que voy a acabar haciendo para que te enfades?. Meterme con tu pelo.

4. Siempre habrá ilusos que querrán tirarte piedras. Siempre van a aparecer nuevos enemigos queriendo derribarte con piedras. Se acabarán cansando y vendrán otros y luego otros. Acostúmbrate a las piedras y vive con ellas. Mejor tener algunos enemigos que no sepan donde hacerte daño a tener muchos enemigos que sepan exactamente como sacarte de quicio.

5. Acabas llegando. Muchas veces un camino se deja a medias porque se pierde la confianza en que se pueda llegar eso puede pasar si eres un barquito normal pero no si eres un portaaviones. Los portaaviones siempre llegan a su destino.

Esto es el secreto de todo.

Retazos:

¡Comenta!. Lo que más me ayuda a saber qué os gusta más y menos es sabiendo vuestra opinión. No te cortes, es totalmente anónimo.

Si no dejas que nadie te derribe… nadie te derribará.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.