Ser feliz con más chocolate y menos mierda

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: No seas Imbécil

muffin

Cualquiera que me conozca sabe que soy un auténtico fan de todo lo que tenga chocolate.

Tiempo de lectura de este post: 4-7 minutos.


Nunca me ha gustado estar triste ni deprimido, supongo que como a todo el mundo, y siempre me ha sido bastante fácil conseguir estar alegre y feliz. Sin embargo, lo que veo por Twitter y por Facebook es a mucha gente quejándose de todo. Una especie de mal rollo general que acaba contagiando a la gente sana consiguiendo un clima imbécil inaguantable. Yo no creo en eso, no creo en llorar con la intención de conseguir cosas, no es mi estilo.

Mi estilo se basa en que todo mi entorno genere buen rollo. Imagino el mundo como una combinación de chocolate y mierda. Ambas son de color parecido y ambas pringan. Sin embargo, si puedo elegir, prefiero pringarme de chocolate que pringarme de mierda porque además de pringosas ambas son difíciles de quitar. El buen y mal rollo es justamente chocolate y mierda: algo fácil de contagiar y muy difícil de quitar (y si sufres el efecto Dunning-Krugger también te será difícil de diferenciar). En resumen, lo que quiero que aprendas es a mancharte las manos con chocolate y no con mierda.

El chocolate, la mierda y tú

Estoy siendo muy explicito en este artículo pero es necesario que te quede bien claro que el chocolate es el buen rollo y la mierda maloliente es el mal rollo. La mierda en tu vida puede provocar que estés triste, deprimido, sin motivación, sin ganas de nada y creyendo que todo es una mierda (paradójico). Si lo llamo mierda, y la describo tan explicitamente, es para llamar tu atención sobre algo muy serio, ser feliz.

Tu felicidad tiene muchos factores pero tu entorno es un gran factor. La gente imbécil está pringada de mierda, las canciones depresivas están pringadas de mierda, el melodrama barato está pringado de mierda y todo lo que no te haga ser feliz y además te reste está pringado de mierda. Sin embargo, las buenas personas están pringadas de chocolate, las canciones alegres están pringadas de chocolate, la comedia o el buen drama está pringado de chocolate y todo lo que te haga sacar una sonrisa está pringado de chocolate.

Haz que tu vida esté rodeada de chocolate y no de mierda

1- Rodea tu vida con buena música. Mientras escribo esto escucho Feeling Good de Nina Simone, esto es música de chocolate. Si solo escuchas música de mierda donde juegan con tu melancolía, tu tristeza y tu depresivo pasado lo único que estás haciendo es revivir los momentos malos en vez de los buenos. Si escuchas música, que sea música de chocolate.

2- Que tu entretenimiento sea de chocolate. En España los dramas son tan mierda en general que te dejan de mal rollo en vez de buen rollo. Tanto si ves la televisión, ves series por Internet o vas al cine que sea para salir con una sonrisa (o aterrado, o emocionado, o sorprendido) y no reviviendo viejos recuerdos que duelen. Parece algo obvio pero hasta en mi familia hay quien pone las noticias solo para amargarse y estar dos horas despotricando con la cara totalmente roja. Que no te pase a ti.

3- Ve la vida con buenos ojos. Hay dos formas de ver la vida. Como una mierda o como un mundo de chocolate. Yo elijo la segunda. Me da igual sí es verdad o no porque yo me busco mi propia verdad. Si mi novia me deja, me lo habré buscado y tendré que aprender a cambiarlo o si no es que soy imbécil. Si me echan del trabajo, me lo habré ganado o si no es que mi jefe era un imbécil. Si me suspenden en clase es porque me lo habré ganado o si no es que mi profesor es imbécil. En definitiva, la vida puede que sea una mierda, pero en vez de pringarte con esa mierda quédate con la parte buena, el chocolate, y utilízalo en tu beneficio.

4- Aléjate de la gente que manche. Hay gente a la que quiero mucho que está pringada de mierda. Cada tres palabras dos de ellas son sobre lo mal que va el país, lo malo que son los políticos y mil cosas que habrás oído miles de veces. El problema es que usa toda su energía en enfadarse, en amargarse y en agotarse y sin embargo eso no sirve para absolutamente nada. Yo simplemente no escucho cuando se les activa la parte imbécil. Puede parecer cruel, pero más cruel es querer contagiarme a mi de la mierda del exterior. No, no y no. Yo lucharé contra los malos políticos, yo lucharé contra los malos banqueros y contra todo lo que funciona mal en este mundo pero nunca me mancharé de mierda para conseguirlo. Nunca lo haré desde el mal rollo, la ira, la depresión, la tristeza, la angustia o la furia. No señor.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

Tu objetivo es generar y obtener buen rollo. Todo este artículo se traduce en que busques lo bueno para que te pase lo bueno y que hagas cosas buenas para que tu entorno sea bueno. Si aun así hay gente imbécil o pasan cosas imbéciles a tu alrededor aléjate o protégete. Nunca debes poner en peligro ser feliz.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.