Ser imbécil tiene solución

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: No seas Imbécil

auto-ayuda

Curso de autoayuda donde fui invitado: Un grupo de imbéciles aprendiendo de mi a dejar de serlo. Allí me di cuenta de que también lo era.

Tiempo de lectura de este post: 3-5 minutos.

Un imbécil es toda aquella persona que de alguna u otra forma hace las cosas mal. Seguramente conozcas a más de uno y si encima es de tu entorno seguramente tú también seas imbécil.

Tranquilo, sé que el insulto imbécil puede alterarte y hacerte pensar que te quiero insultar sin más, pero no, quiero llamar tu atención sobre algo básico: hay un montón de cosas que haces mal. Es cierto, no te conozco, y puede que tú no seas un imbécil sino que seas alguien perfecto que come lo que debe, respeta sus horas de sueño, no deja para el último momento las cosas importantes y es totalmente feliz (son algunos ejemplos de una lista interminable). En ese caso de perfección absoluta te felicito, no eres imbécil.

Si sin embargo eres, como he sido yo y mucha otra gente, alguien desordenado, despistado, que no controla su cuerpo ni sus emociones y que piensa después de haber hecho algo mal en vez de hacerlo al revés, eres un verdadero imbécil. Tranquilo, recuerda que imbécil para ti y para mi significa todo aquel que hace las cosas mal. Y si eres imbécil, ¿qué se puede hacer?. Dejar de serlo.

Alguien no-imbécil es aquel que lleva su vida como él (o ella, permíteme el lenguaje masculino) quiere. Maneja su vida a su antojo en vez de que la vida y las circunstancias le manejen. Es él quien decide qué, cuándo, dónde, cómo y por qué suceden las cosas. Tu objetivo es convertirte en un no-imbécil. Empecemos con ello.

Paso 1: Reconócelo

Lo que más le cuesta a cualquier persona con cualquier problema es reconocer que tiene un problema. Además si esa persona es española (y no es un tópico) el reconocer un problema es mucho más difícil. Parece que nuestro ego es tan alto que cogerlo de las orejas y gritarle que es imbécil le irrita de tal manera que no lo acepta. Y cuando no reconoces que eres imbécil acabas siéndolo mucho más. Hay que ser muy valiente para aceptar que hay cosas de ti que están mal y deben cambiarse, así que acéptalo, reconoce que eres imbécil y ponte en marcha para cambiarlo. Puede quedar entre tu y yo al principio. Ni siquiera ninguno de los imbéciles de tu entorno deben saber nada.

Paso 2: Se positivo

Tu vida puede ser una auténtica mierda, algo mierda o un poco mierda pero la grandeza que tienes como ser humano es que puedes cambiarlo, pero para eso debes ser positivo. Recordarte y machacarte cada mañana con que lo estás haciendo mal solo hace que no vayas a encontrar nunca una solución. Tampoco lo vas a hacer culpando a tu entorno o al universo porque si lo hicieras te saltarías el paso 1. Solo se consigue superar cualquier cosa siendo positivo. Aquí un ejemplo. Cuando un niño se cae mientras aprende a andar no se machaca diciendo que es una de los peores bebes andadores del mundo, simplemente se levanta y lo vuelve a intentar. Tú, yo y cualquiera estamos aprendiendo a vivir desde hoy hasta el final por lo que en vez de machacarnos por ser los peores bebés del mundo, levantémonos y volvamos a intentarlo.

Paso 3: Ten toda la información posible

Lo mejor y lo más brutal que hay en este mundo es la cantidad de gente que hay compartiendo experiencias y conocimiento. En lo que esperas a que se hagan unas palomitas en el microondas puedes encontrar recetas para hacer palomitas de sabores (sabor a pizza incluido) o escuchar a Ferran Adrià y descubrir el polvo de palomitas (simplemente debes triturar las palomitas ya hechas en un vaso americano y disfrutar). Lo mismo sucede con todo lo demás. Cuando estás triste o estás desesperado por algún tipo de problema hay cientos de personas enseñándote como conseguir volver a estar feliz. Aunque hay dos noticias: una buena y una mala. La mala noticia es que la mayoría de esta información se tarda bastante en encontrar. La buena es que a mi me encanta buscar, probar, mejorar y compartir toda esa información. Aquí, en este blog, desde la comodidad de tu casa, con una manta y un café.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

Odio a los gurús de autoayuda. Este blog es como mi casa a la que te invito para aprender mutuamente. Nunca habrá nada que rezume a producto milagro ni que te haga sentir engañado.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.