Si simplificas tu vida, simplificas tus problemas

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

simplicidad

Soy fan de Apple por cosas como estas.

Tiempo de lectura de este post: 4-7 minutos.


Hace casi un mes escribí un artículo sobre mi forma de ligar por si me encuentro a la mujer de mi vida. No quería haberlo escrito porque un tema como ligar siempre lo veo como un lugar donde un montón de imbéciles de la autoayuda quieren engañarnos con métodos únicos que funcionan en todas las ocasiones. Para mi ligar es algo mucho más sencillo que tener métodos supersónicos dónde se mezcla técnicas de manipulación, psicología y conversaciones metidas con calzador y por eso escribí un artículo tan sencillo.

Pongo de ejemplo ese artículo porque hubo un comentario desglosando mucho más y con mucho más exactitud como se debía ligar siguiendo mi fórmula. Allí aparecían cosas como “abridor situacional”, “personalizar”, “cualificar”, usar algo llamado FDE (Fomenta, Detecta y Expresa) y buscar una excusa para irte después de un par de minutos de conversación tras tener su teléfono. Yo se lo agradecí y me pareció algo genial tener en cuenta tantas cosas a la hora de ligar pero esta es una manera de complicarte la vida. La realidad es que simplificando las cosas, a mi, siempre me ha ido mucho mejor en todo.

Simplificar significa quitar toda la paja que hay al rededor de lo fundamentalmente importante. Si seguimos con el ejemplo de ligar a mi me da igual cosas como los abridores situacionales, la personalización o la cualificación. A mi me importa conocer a esa chica y ver si congeniamos. Puede que lo haga mejor o peor pero lo que tengo por seguro es que no voy a estar resolviendo raíces cuadradas mentalmente para saber cual es el siguiente paso a dar. Lo mismo me sucede si quiero estudiar, trabajar, entrenar u organizarme. Busco el origen de todo en vez de enredarme con cuestiones técnicas que no llevan a ningún lado. Te voy a explicar paso a paso como lo hago yo:

1- Me olvido todo lo que sé sobre algo. Toda la parte técnica que haya leído sobre ligar, entrenar, comer sano o cualquier otro tema lo dejo de lado. No me interesan los nombres raros, no me interesa detallar cada paso y no me interesa todas y cada una de las partes que hay que seguir.

2- Busco los fundamentos. El fundamento de comer sano es comer comida que no perjudique a la salud, el fundamento de entrenar es quemar grasas y tonificar los músculos y el fundamento de ligar es conocer a alguien que te guste y le gustes.

3- Actúo según los fundamentos. Si quiero comer sano me dan igual toda la parte técnica  simplemente busco ingredientes sanos y cocino con poca grasa. Para ello solo me tengo que informar de que alimentos y que recetas son saludables, sin meterme de lleno en la ciencia que lleva detrás. Si quiero entrenar hago exactamente lo mismo con los ejercicios que más me convienen, obviando cualquier mención a los aspectos técnicos. Y si quiero ligar más simplemente me acerco a la chica que me interesa y pruebo mi fórmula.

4- Reviso y cambio. De esto ya he hablado en el artículo sobre cómo sobrevivir en un mundo de imbéciles y en el artículo en el que te preguntaba si tras el primer mes del año: eras feliz así que no voy a repetirme. Simplemente lo que no funciona se cambia y si no te quieres equivocar sigue los consejos de la gente que consigue resultados.

La jerga, el conocimiento detallado y el querer diseccionar cada parte solamente te añade problemas. En mi época imbécil me volvía muy inseguro por no controlar tantas variables. Quería estar atento de un montón de cosas a las que no podía estar y eso me bloqueaba. Sin embargo, con la simpleza, con la falta de variables, me puedo centrar en lo importante, en el núcleo de la cuestión. Sí, puede que alguien piense que esta es una forma menos rigurosa de hacer las cosas pero yo no creo eso. La rigurosidad y controlar las variables son cosas distintas. La rigurosidad significa ser preciso en lo que haces y nunca vas a poder ser preciso si tienes que controlar tantas variables.

Ya sea ligar, entrenar, tocar un instrumento, componer o estudiar una carrera. Al final lo que cuenta es quedarte con el núcleo del problema y eliminar todo lo que sobra. Si no, la paja, el ruido, lo que sobra, no va a hacer otra cosa que molestarte más que ayudarte.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

El comentario lo hizo un usuario con el nombre ken follet. Me parece genial tu comentario y que des tu apoyo comentando en vez de solo leyendo y esto lo digo totalmente en serio, no es palabrería para quedar bien. No quiero que esto te lo tomes como algo malo, una crítica o una forma de creerme mejor, sino como mi versión de hacer las cosas. Al final, con una y otra versión podemos llegar a lo interesante que es hacia lo que funciona y por eso agradezco tanto tus comentarios.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.