Tras el primer mes del año: ¿Eres feliz?

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Mejora Personal

calendario

Tachar los días que pasan en un calendario es brutalmente eficaz para que uno se de cuenta si está usando bien o mal su tiempo.

Tiempo de lectura de este post: 4-7 minutos.


Ya ha pasado más de un mes desde que empezó el año. En un mes da tiempo para muchas cosas, para muchos cambios y para muchos fallos y es hora de ponerlos encima de la mesa. ¿Estás consiguiendo lo que te proponías?

Si has seguido el blog conocerás los artículos para no caer en el «efecto Año Nuevo» o no ser perezoso que intentan conseguir que este año sea nuestro año, el tuyo y el mío. Tenemos un plan y queremos cumplirlo pero como todo plan necesita de revisiones periódicas. Hoy te voy a enseñar mi forma para que me salgan bien los planes.

Mi forma para conseguir siempre lo que quiero

Por alguna u otra razón dejamos las cosas a medias. Ya sea empezar clases de teatro, clases de danza, el gimnasio, leer todas las mañanas, salir a correr… acabamos cansándonos. A mi también me pasaba y por eso mismo estuve buscando una forma de conseguir acabar con ello. Tras mucho tiempo, mucho tachón y mucha vuelta empezar, esta es la mejor forma que tengo de conseguir siempre lo que quiero.

1- Ver lo bueno y lo malo de tu decisión. Normalmente cuando se decide algo se piensa solo en los aspectos positivos. Entrenar te hará más fuerte, tendrás más salud, ligarás más, la gente quedará impresionada… sin embargo nunca se ve la parte mala: es algo que cansa, desgasta el cuerpo, hace que sudes, te duelen los pies, tienes agujetas… Antes de hacer cualquier cosa mira lo bueno y lo malo y mira si eres capaz de enfrentarte a ello. El típico Pros y Contras que nadie hace porque “es un tópico”. Andar es un tópico típico y yo ando todos los días.

2- Buscar un motivo para hacerlo. Busca dentro de ti un buen motivo para cumplir tus planes. Un buen motivo es aquel que hace que te guste esforzarte por ello, que no te importe no poder comer un día por conseguirlo. En mi caso lo hago para poder mirarme al espejo y ver que estoy haciendo buenas cosas por el mundo y por mi. Puede que sean pequeñas cosas pero me encargo de cada día de sumar en vez de restar. Este es mi caso, el que me mueve más que nada, pero no tiene porque ser el tuyo.

3- Seguir adelante. Todos los planes a largo plazo tienen altibajos. Desde no tener inspiración para escribir un libro hasta tener una pereza insaciable en salir a correr. Sea cual sean tus motivos para no seguir tus planes, sigue adelante. La experiencia me dice que si realmente tienes un motivo para hacer algo, en el futuro, cuando tus ánimos vuelvan a estar donde deben estar, te agradecerás a ti mismo no haber dejado todo a medias. Corre aunque no tengas ganas, escribe aunque sea lo peor escrito en la historia y haz lo que te has propuesto hacer por muy mal que te encuentres.

4- Confíar. Ya hablé de esto en otro artículo (si no lo has leído te explico muchas cosas importantes). Van a haber muchos imbéciles que quieran verte caer y te harán perder la confianza pero también puede que tu imbécil interior te intente quitar la confianza, no se lo permitas. Debes creer en tu capacidad para cumplir tus planes porque ese es el verdadero secreto de todo esto.

Hagamos un parón. Tener un plan (para lo que sea) es importante pero también es importante revisarlo. Aprender inglés es un buen plan pero si usamos un diccionario de francés estamos fallando con la herramienta. Igual que en este ejemplo tonto, el día a día esta lleno de fallos así de tontos.

Revisa tu plan

La mayoría de personas de mi entorno no se revisan a ellos mismos. Suspenden y no cambian la forma de hacer las cosas, no consiguen dormir y maldicen en vez de averiguar el porqué. Todo se resume en que acaban haciendo un montón de cosas imbéciles. En mi caso yo no funciono así. Yo voy a la raíz del problema e intento buscar soluciones. Veamos cómo.

¿Qué hacen otros?. Lo primero que hago es buscar a la gente que triunfa y preguntarles (o ver entrevistas) cómo lo consiguen. Un ejemplo son un par de escritores que sigo y que para crear libros usan Scrivener, una aplicación de Mac que les facilita el trabajo a la hora de escribir. Con esto soluciono un problema, cómo escribir, y utilizo una forma de trabajo más eficiente. Lo mismo puede suceder a la hora de hacer ejercicio, tocar la trompeta o conseguir no llegar tarde.

¿Qué cosas no funcionan bien?. Cuando haces ejercicio hay muchas cosas que pueden no funcionar bien y que hacen que lo acabes dejando: no tener un horario, que te duela la espalda al hacer abdominales, pasar frío al correr, sudar demasiado, que te duelan los pies… Todas esas cosas pueden solucionarse eligiendo unas buenas zapatillas, eligiendo buena ropa y usando una colchoneta. Sin embargo, si no identificas lo que no va bien y les buscas solución, todo se irá al garete.

¿Por qué no estoy consiguiendo resultados?. Un error muy común es querer bajar veinte kilos en tres días y si no desistir. No. Antes que nada nuestro plan debe ser un plan realista pero aun así a veces no tenemos resultados. Cuando empecé a usar la técnica para leer más rápido tuve que hacer muchas pruebas hasta llegar a tener resultados. En algunas mi cabeza casi explotaba, en otras no me enteraba de que leía y no fue hasta después de un mes cuando me di cuenta de que debía hacer una pausa cada 20 minutos para mantener la atención. Algo tan sencillo como eso hacía que todo no funcionara.

.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

No cambies nunca algo que funciona. Si algo funciona déjalo como está hasta que deje de funcionar. La evolución es buena pero solo cuando sea necesaria. Si tienes la mejor receta de macarrones ¿para qué cambiarla?. Sería una tontería.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.