¿Tu vida es una victoria o una derrota?

Escrito a mano por Vic Blázquez

SIN LA REGLA 369

Este artículo forma parte del blog antiguo y por eso no sigue la regla 3·6·9

Puedes comprpobar la diferencia leyendo el nuevo blog.

Descubre la regla 369
Tema: Experiencia Personal

rockybalboa

La primera vez que vi en Filadelfia la estatua gigantesca de Rocky Balboa me quedé tan impactado que tenía que ponerla en este artículo.

Tiempo de lectura de este post: 3-6 minutos.


Ayer, en los comentarios del nuevo vídeo, hubo un usuario que habló de que mis vídeos no le valían, que la realidad era que la lucha y el esfuerzo no lo eran todo y que hacía falta ser amigo de alguien o conseguir todo gracias a alguien. Ese derrotismo. Ese aceptar que las cosas son así y por tanto hay que vivir amargado, me enfadó bastante pero también me hizo recordar algo que una vez comenté a alguien. Hay dos formas de vivir la vida: desde la victoria y desde la derrota.

La vida desde la victoria y la derrota

Hay muchas formas de agrupar a las personas pero mi forma de hacerlo a la hora de ver la vida es si la ven desde la victoria o desde la derrota. Según como lo afrontes funcionas de una forma u otra. Yo tengo claro que quiero ver la vida desde la victoria y quiero tratar este tema por si en alguna ocasión te das cuenta que ves la vida de una forma que no te gusta.

El problema de ver la vida desde la derrota es que entras en una dinámica muy mala. Una especie de paradoja dónde tu visión derrotista hace que siempre estés derrotado. Es una visión muy limitada y muy limitante donde no puedes hacer nada para cambiar las cosas y donde tienes que resignarte con lo que hay.  ¿Para qué sirve pensar así?. ¿Para deprimirte?. ¿Para ser más listo que el resto que cree que la vida es de otra forma?.  Yo solo veo desventajas y ninguna ventaja a pensar que la vida es una mierda y que no se puede hacer nada para cambiarlo.

Ver la vida desde la victoria puede que no sea una posición realista, ni una visión que describa totalmente cómo son las cosas pero te pone en una posición aventajada. Te pone en una posición en la que crees fuertemente que puedes cambiar las cosas. Aunque sea mentira. Y esa creencia, esas ganas de cambiar las cosas, realmente hacen que las cosas cambien. Y si no cambian, ¿qué hay de malo?. ¿Qué pasa por pensar que podemos cambiar las cosas?. Aunque no lo consigamos, nadie podrá decirnos que no lo dimos todo.

No me interesa una actitud que se ajuste a la verdad. Si lo hiciera no saldría de casa por las posibilidades de tener un accidente de coche, encontrarme a un asesino, que me roben, que me caiga un rayo o que pierda el conocimiento. La matemática y la estadística dice que antes o después me puede pasar cualquiera de esas cosas pero yo no me resigno a ello. Yo no me resigno a quedarme en casa y no hacer nada más. Lo que yo quiero es que la realidad se ajuste a mi actitud y de momento me está yendo bastante bien.

No puedes dejar que las cosas te definan a ti en vez de ser tú quien defina las cosas. Tienes que tomarte muy en serio que puedes cambiar las cosas y que, al igual que el resto de personas, puedes intervenir para que el mundo sea de una u otra forma. Puede que no esté seguro de muchas cosas pero de lo que sí que estoy seguro es que el mundo es de todo menos rígido. ¿Por qué dejar que sean otros y no tú el que haga los cambios?. ¿Por qué dejar que decidan por ti en vez de ser tú quien lo haga?. En serio, no son preguntas retóricas, ¿por qué?.

Retazos:

¿Te ha sido útil?. Por favor hazme saber en los comentarios sobre qué te gustaría leer más.

La mente lo es todo. Cuando sabes controlar tu mente tu entorno cambia. Puedes no creerme, puedes creer que es mentira, pero si pruebas a tener más confianza, a esforzarte más, a ver las cosas desde la victoria y lo haces durante suficiente tiempo verás que las cosas van de otra forma y si no van a mejor ¿qué habrás perdido?.

Mándame un mensaje

En este blog no hay comentarios. Cada semana contesto por email los mensajes que me enviáis con un café y una sonrisa.